Moda y belleza

Piel limpia

En la piel, limpieza es sinónimo de salud. Te contamos cuáles son las diferentes fórmulas y todos los tips para evitar impurezas en el rostro.

Aunque a simple vista no lo parezca, nuestra piel se renueva constantemente. Las
células se conforman en la capa más interna de la epidermis y poco a poco, en unas dos semanas, van alcanzando la superficie.

Así, mientras las células nuevas ascienden, las más maduras mueren y caen.
De hecho, entre 30.000 y 40.000 células inertes se desprenden cada minuto del día en forma de escamitas. Para entenderlo mejor, suponen cerca de unos 18 kilogramos a lo largo de la vida. Si a estos desechos orgánicos se le suman los factores ambientales como la contaminación y el smog, y el uso de dermocosméticos y maquillaje, la cantidad de residuos que se acumulan en la superficie de nuestra piel es realmente
abundante. Lo que no sólo genera un aspecto apagado y opaco, sino que también es el escenario propicio para la proliferación bacteriana.

Por eso, una piel limpia es sinónimo de salud, tersura, luminosidad y frescura, pero también la higiene es el paso fundamental para generar una superficie ideal para la mejor y más profunda penetración de los activos de las fórmulas cosméticas de la rutina de belleza.

Además, “la adecuada y completa limpieza del rostro es uno de los secretos más efectivos a nivel prevención, ya que permite retrasar la aparición de arrugas y líneas de expresión, manchas, y evita la aparición de los puntos negros y otras imperfecciones de la piel”, asegura la dermatóloga Alicia Cannavó.

Las áreas del rostro que suelen ser más propensas a acumular una mayor cantidad de impurezas son la frente, la nariz y el mentón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *