Familia

Una buena educación sexual

Hablar con los niños sobre sexo puede resultar incómodo, pero son el tiempo y la práctica resulta más fácil y existen muchas y dieferentes formas de hacerlo. Los padres que hablan con sus hijos pueden lograr que la experiencia sea diferente. Abordar algunos temas con los hijos es una tarea que comienza en una mismo. Analizar nuestros propios tabúes,miedos o fallos por experiencia vividas pueden otorgarnos el marco para tratar la sexualidad, que muchas familias pretenden delegar a la escuela y sin embargo, una educación sexual sana comienza en casa.

A partir de los 4 a 5 años, los niños comienzan a hacer preguntas, generalmente el disparador es la televisión o alguna conversación que escuchan. Es importante tener en cuneta que la masificación conduce a distorsiones, por lo tanto mientras antes como padres podamos dar nuestra opinión sobre un acontecimiento referido a lo sexual o a la sexualidad, estaremos abriendo el juego del diálogo y al intercambio de ideas. En la infancia, lo primero es reconocer el cuerpo humano, su funcionamiento y la importancia de enterder que hay una pate funcional y otra emocional responsables de muchas de nuestras acciones.

La adolescencia es la etapa para distinguir el sexo de la sexualidad, el primero vinculado a la genitalidad y reproducción, y el segundo, con factores asociados a los psicológico, la cultura, la educación, a cómo se va conformando la persona con lo que recibe y también con lo que da, con sus propias experiencias. Una sexualidad responsable nos lleva a hacer las elecciones con el menor conflicto posible.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *