Salud

La alimentación en el INVIERNO

Durante los meses fríos, la alimentación cambia con respecto al verano ya que suelen consumirse menos vegetales y frutas frescas y más preparaciones calientes y de mayor elaboración.

El consumo de frutas y verduras de temporada presenta ventajas económicas, nutricionales y ecólogicas: son más baratas, tienen mejor saber y textura; y al ser consumidas frescas pueden aprovecharse mejor sus nutrientes. Además, al consumir productos de estación se respeta su ciclo natural, lo cual tiene una repercusión positiva no solo en sus propiedades sino también en el medio ambiente.

Las hortalizas que crecen en climas frescos ofrecen hojas, bulbos o raíces como por ejemplo la espinaca, puerro, coliflor, brócoli, ajo, cebolla, remolacha, rabanito, repollito de Bruselas, entre otras.

La vitamina C o ácido ascórbico es una sustancia de colágeno y globulos rojos y para el buen funcionamiento del sistema inmune. El déficit de esta vitamina disminuye la resistencia a infecciones.

Se recomienda un consumo de 90 mg diarios para olos hombres adultos y 75 mg para las mujeres.

Las frutas en invierno incluyen citricos como el limón, mandarina, naranja y pomelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *