Salud

Recuperar energía

article-deporte-a-altas-temperaturas-5b0d9c21008a2

Cuando hacemos ejercicios, el cuerpo sufre un desgaste: se produce un gasto de combustible, de glucógeno y grasa. El glucógeno tiene dos reservorios principales, el hígado y los músculos. La grasa forma tejido adiposo que puede acumularse debajo de la piel, como grasa visceral o intramuscular.

Para que el consumo de combustible, a la hora de entrenar o competir, sea eficiente debemos tener en cuenta que comer antes y después del ejercicio.

Antes: si en la última comida hemos rellanado bien los depósitos de glucógeno ingiriendo una cantidad adecuada de hidratos y proteínas de calidad, podemos entrenar en ayudas, que significa obtener la energía necesaria para hacer ejercicio. Por eso, al comer algo antes del ejercicio tiramos de la glucosa que cavamos de ingerir y no de estos depósitos de grasa.

Después: para recuperarnos a nivel muscular y prevenir lesiones como sobrecargas o roturas fibrilares, que son muy frecuentes en el mundo del running, es recomendable comer: Huevo: fuente proteica de calidad, que nos ayuda a detener la destrucción de proteínas que se produce con el ejercicio físico (catabolismo muscular) y a optimizar la formación de nueva proteína.

Arándanos: contienen flavonoides que son antioxidantes, para combatir contra los radicales libres. Cuando hacemos ejercicio se produce estrés oxidativo para mejorar esta recuperación.

Palta: tiene gran cantidad de vitaminas y potasio. Además multiplica por 15 la absorción de antioxidantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *