Cocina

Cómo conservar mejor las hierbas

hierbas

Las hierbas frescas son abundantes a lo largo del verano. Algunas plantas, como la albahaca y el cebollín, pueden cultivarse en macetas durante los meses de invierno. La mayoría de las demás hierbas deben cosecharse hacia fines del otoño y conservarse congeladas, secas o mediante otros métodos. Congelar las hierbas es la mejor forma de conservar su sabor.

Congelación: La mayoría de las hierbas, tales como el perejil, la albahaca, el eneldo, el estragón, el cebollín, la melisa y el tomillo pueden congelarse. Luego de picar las hierbas frescas, es necesario colocarlas en cubeteras y llenarlas con agua. Retirar los cubitos de hielo y colocarlos en recipientes de mayor tamaño o bolsas para freezer. También es posible congelar las hierbas enteras. Envolverlas en papel de aluminio y ejercer presión sobre el mismo antes de utilizarlas.

Secado: Las hierbas comestibles también pueden secarse. Es conveniente llevar a cabo este procedimiento en un cuarto oscuro. Atar las hierbas en ramos y colgarlas para que puedan secarse bien en lugares ventilados. Las hierbas secas conservan su sabor durante aproximadamente un año.

Conservación en sal, al estilo italiano: Colocar hierbas frescas, tales como la albahaca, en capas dentro de frascos o recipientes. Rociar cada capa con sal y llenar el recipiente con la cantidad de aceite de oliva suficiente como para cubrir las hierbas por completo. Conservar cerrado en forma hermética en el refrigerador.

Conservación en aceite o vinagre: Cortar las hierbas frescas en trozos pequeños, colocarlas en frascos de vidrio y llenar los recipientes con vinagre de vino o aceite.

Por Tanja Hirschsteiner, autora del libro “Remedios Naturales. Secretos de la medicina alternativa” de Editorial Albatros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *