Familia

Problemas para ser papá

Si bien la infertilidad es considerada siempre un problema de pareja, muchas veces el inconveniente se genera a partir de algún factor desencadenado en el hombre. Desde hace varios años, el factor masculino fue incrementado su importancia y este cambio ha sido acompañado por una mayor concientización de los hombres sobre la necesidad de consultar.

La evaluación inicial que deben realizar los hombres consiste en el interrogatorio, el examen físico y el espermograma. El análisis del semen o espermograma sigue siendo imprescindible y el primer estudio que se solicita en la consulta por infertilidad aun frente a los avances científicos de los últimos años. Se recomienda realizar al menos 2 análisis seminales, es recomendable una abstinencia sexual de 3 a 5 días, que nunca debe ser menos a 2 ni mayor a 7. A partir de los resultados,  se solicitarán, de ser necesarios otros exámenes. En una primera instancia, se analizarán las características físicas de la muestra de semen, como el volumen de eyaculado, el color, viscosidad o consistencia, turbides y PH.

Si el espermograma da resultado normal, el paso siguiente es investigar como interactúan los espermatozoides en la vagina y cuello del útero de la mujer, lo que se denomina Test de Hemizona o postcoital. Esta prueba se realiza entre 3 a 8 horas después del coito y tiene el propósito de observar cuántos espermatozoides llegaron al cuello uterino y si mantienen una buena movilidad, en cuyo caso se deduce que son capaces de atravesar el moco cervical e ingresar en el útero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *