Familia

Deporte sin presión

Realizar una actividad física puede convertirse en la responsabilidad más importante en la vida dl niño si incluye  horarios rígidos y programas de fiens de semana.

Estas rutinas regulan los horarios y hábitos de toda la familia, ir a ver a ajugar a los hijos a los hermanos se transforma en una salida familiar; las vacaciones se programan de acuerdo al calendario deportivo, los horarios de estudio se eligen de acuerdo al deporte u se concurre a los cumpleaños de amigos si al otro día no se juega.

Competir puede ser sano a partir de los 11 o 12 años. Antes, apoyamos la postura de un deporte recreativo, poniendo el eje en la socialización, el aprendizaje y el disfrute más que en los resultados. En importante evitar especializarse en un deporte en edades donde las condiciones de maduración no están dadas. Allí es cuando se expone a riesgos físicos y psicológicos.

Los padres no deben confundir implicarse en el deporte del niño con presionarlo.

Deben planificar bien los horarios, dado  que el niño prioriza siempre lo que más le gusta y quiere entrenar o competir más que estudiar o compartir tiempo familiar.

Hay que resaltar siempre la importancia de la práctica deportiva por sobre la competencia y/o el ganar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *