Jardín y mascotas

¿Lo conocés a tu gato?

Cuando el michi se enferma o tiene problemas de comportamiento derivados del estrés, los nervios o algún dolor, debemos saber que siempre nos da pequeñas señales, que si se las reconoce a tiempo, nos ayudarán a actuar rápidamente antes de que el problema se agrave. En qué fijarse:

El pelo: si está limpio y sin caspa es un buen síntoma de salud. Cuando el gato empieza a descuidar su higiene personal, es porque no se encuentra bien. La caspa en exceso suele ser un aviso de estrés. Se debe consultar de inmediato al veterinario si e lame compulsivamente en una determinada zona, presenta áreas de calvicie, se rasca mucho o se le cae el pelo.

Las orejas: suelen estar limpias, con un tono rosado e el interior. Si  aparecen manchas negras dentro de las orejas o cara, se rasca mucho el cuello, la cabeza y toda la zona de alrededor de las orejas.

Naríz y ojos: hay razas, como el persa, que suele tener lagañas negras constantemente, que requieren limpieza. Si se torna blanca, amarillenta o verdes- acompañadas o no, con ojos llorosos y mocos-, se lo debe llevar de inmediato al veterinario.

El cuerpo del gato está formado y preparado para cazar, correr, salta hacer movimientos muy rápidos con una tremenda agilidad. Un gato sano debe poder moverse con facilidad, saltar a una mesa o a un mueble más alto y poder bajar con precisión. Si no puede realizar esto es una señal de que su salud no anda bien.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *