Familia

Responder con AMOR

El principio de acción y reacción se aplica también a las relaciones. Todos sabemos que la violencia genera más violencia, pero a la hora de actuar, lo olvidamos. Nadie quiere ser el primero en cortar la cadena. Y cuando alguien lo hace o quizás por eso mismo lo interpretamos como un signo de debilidad.

Sin embargo, actuar con amor es uno de los actos de mayor valentía. Cualquiera actúa con violencia. Actuar de manera violenta no necesita de ningún compromiso con uno mismo o con los demás. Actuar con violencia es usar el miedo para controlar las relaciones. Y sin ninguna duda, ni el miedo, ni el control, tienen que ver con el amor.

Si no actuamos con amor, terminaremos respondiendo con algún grado de violencia. A veces devolvemos lo mismo o un poco más de lo que creemos haber recibido. En otros casos, vamos a responder ignorando a quien accionó contra nosotros que es otra forma de violencia. Y la violencia peor, porque no le parece, es aguantarnos y no responder. Y digo que es la peor, porque mezcla ña violencia hacia el otro con la violencia a nosotros mismo: aparece la ira contra el otro y contra nosotros, por no animarnos a responder ante la acción que estamos soportando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *