Cocina

Comer para curarse

El cuerpo es una máquina delicada que exige cuidados y un trato preferencial a su perfecto funcionamiento.

¿Por qué si al auto le ponés combustible de primera calidad, le medis siempre el agua y el aceite y lo alimentás con comida a un bebé, al cuerpo lo alimentás con comida chatarra o sin importarte los ingredientes que combinás?

Saber lo qué comés, cuánto, cuándo, cómo, con qué actitud, con quién y con qué lo comes. Así de simple. El confort digestivo es el primer paso hacia la felicidad.

Limpiar el cuerpo de toximnas e impureza a travésde ayunos frutales o de una monodiea o cura estacional rica en vitaminas y nutrientes es la mejor manera de alimantarse para vivr sano.

Lo mejor es conseguir frutas orgánicas (libres de químicos y pesticidas) y elegir las de estación.

Cura de uva

Es necesario lavarlas abundantemente con agua antes de ingerirlas. Para su correcta asimilación, se deben masticar cuidadosamente cada una y ensalivarla bien: este principio está relacionado con la digestión pues se cree que los alimentos con agua no necesitan de la saliva y es todo lo contrario. Si sufrís de estreñimiento, es preferible la uva blanca, con piel y semillas. Si por el contrario, tenés tendencia a la diarrea, es sugerible la uva negra y abstenerse de comer las semillas.

Cura de naranjas

Se deben comer un mínimo de 2 kilos diarios y un máximo de 4 kilos, ya que el hígado o intestino poco acostumbrado puede sentir molestias o irritación.

No consumir las naranjas o el jugo recién sacado de la heladera porque el frio congestiona la mucosa estomacal.

Es el mejor proveedor de vitamina C opero suma 70 tipos de flavoides que, además de impedir las infecciones, refuerzan las paredes celulares.

Contiene pectina, una fibra soluble que ayuda a reducir el nivel del colesterol malo en sangre.

Es una fuente rica en calcio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *