Jardín y mascotas

Un salchicha

Divertido con los niños, el teckel es una raza cariñosa y valiente que tiene que hacer mucho ejercicio para evitar transtornos vertebrales.

Este pequeño perrito surgió como un animal destinado a la caza pero por su tamaño, se transformo en la mascota ideal. A través de la historia, la raza fue evolucionando hasta dar como resultado el teckel que hoy conocemos. Su nombre original, que se menciona en textos del siglo XIII, era dachshund, que traducido literalmente significa “perro de tejón”. “Esto demuestra que su misión principal era cazar.

Aunque existen monumentos funerarios de la dinastía egipcia de los Sesostri, en lo que aparecían representaciones de este perro, el rastro de la raza original se perdió seguramente con esta dinastía.

Se sabe casi con seguridad, que su formación es el resultado del cruce del pinscher en la variedad negro con manchas fuego que ha servido, sobre todo, para la fijación de capa, corta, con pelo plano, lustroso y duro. Las otras variedades, de pelo duro y de pelo largo, son posteriores y más precisamente de finales del siglo XVIII, el primero, y de finales de Renacimiento, el segundo.

Valiente, activo, hará de la casa su territorio y la defenderá en consecuencia. Es divertido con los niños, pero habrá que tener cuidado con los más pequeños, que suelen molestarlo en exceso. Aunque necesita firmeza en el trato, el teckel es una raza cariñosa, valiente, fiel y guardián de ladrido fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *