Jardín y mascotas

Una infección de temporada

El riesgo se incrementa durante la primavera y el verano. Sus síntomas y la importancia de prevenir esta enfermedad.

Esta vez hablaremos de una patología de carácter estacional, es decir que el riesgo de infestación se concreta durante los períodos templados y cálidos del año, desde la primavera hasta el otoño.

La leishmaniosis canina es una enfermedad transmitida por un protozoo que requiere de la colabotración de otro parásito, un mosquito conocido como flebótomo. Es durante este período cuanto todos los sistemas de protección y prevención deben extremarse de manera especial.

Prevenir la enfermedad a través de vacunas y antiparasitarios esternos (collares, sprays) es importante por dos razones: la primera porque constituye una zoonosis; ed decir que es una enfermedad que comparten las personas con los animales, lo que representa un peligro para la salud de nuestros animales, así como de las personas. Aunque la enfermedad no se puede transmitir de forma directa del perro al ser humano. La segunda razón es que la enfermedad es potencialmente moral, por lo que requiere una atención veterinaria adecuada desde los primeros momentos en la que el animal es diagnosticado.

Los perros que padecen este problema puede mostrar una serie de síntomas clínicos muy diversos e inespecíficos, lo que quiere decir que no existe uan sintomatología inequívoca que permita identificar la enfermedad.

Aunque si vemos que nuestras mascotas comienzan a perder peso, el pelo pierde brillo, aparece una especie de caspa a lo largo de su cuerpo, comienza a presentar cojeras, epixtasis o hemorragias nasales, costras en los pabellones auditvos, semodifica el aspecto de la nariz, etc.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *