Jardín y mascotas

Insecticida amigo

Aplicar fungicidas naturales y orgánicos en cada vez más imprescindible para cuidar nuestra salud y la del planeta

Cuando hablamos de un huerto ecológico, pensamos en el que cultivamos para obtener productos para consumo propio. En estas condiciones, la aplicación de principios ecológicos nos permite asegurar una alta calidad de los productos que consumimos y una satisfacción personal al mejorar el ambiente en que vivimos.

Emplear métodos orgánicos para controlar las plagas del huerto o jardín, en lugar de sustancias quiímicas agresivas, equivale a un entorno más sano tanto para nosotros, como para las plantas, insectos y animales que nos rodean. Los controles de plagas mediante métodos orgánicos no intentan eliminar todos los insectos, ya que esto descomponsaría el equilibrio natural de vida en el huerto.

Las fórmulas para crecar un insecticida casero son muchas pero hoy les proponemos conocer una a base de ajo y menta:

  • 2 cabezas enteras de ajo, sin su cabo del centro y pelado.
  • 3 manojos o atados de hojas de menta ( pueden incluirse los tallos)
  • 2 cucharaditas de pimienta de cayena seca.
  • 2 pequeños chorros de detergente o lavavajillas biodegradable.

La menta aportará un buen aroma a nuestro insecticida, y permitirá que la tarea de fumigar con él no sea una torutura para nuestra raíz.

Para prepararlo, debemos colocar el ajo y la menta en una procesasora de alimentos. Procesamos todo por unos segundos y colocamos toda la mezcla en una olla grande a la que agregamos la pimienta junto con 12 tazas de agua.

Toda esta mezcla la debemos dejar a fuego medio, hasta que llegue a punto de ebullición. En ese momento, la retiramos del fuego y la dejaremos reposar una noche completa.

Al día sigueinte, podremos colarla y colacarla en botellas de spray o pulverizadores de jardín, previo añadir los dos pequeños chorros de jabón o detergente para platos, mezclando todo.

Al momento de utilizar nuestro insecticida, debemos agitar bien el recipiente antes de cada uso Hay que rociar con él todas las hojas de las plantas a tratar, teniendo en cuenta que debemos hacerlo de ambos lados de las hojas. Recuerden que debemos fuminagar al atardecer o un día nublado para eviatr que las hojas de las plantas se quemen. Aplicarlo una vez y esperar entre 5 a 7 días para ver el efecto que va produciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *