Jardín y mascotas

Menos comida y más juego

La obesidad es un trastorno muy frecuente en perros y gatos. Cómo combatirla.

Los animales que pasan un 20% o más de su peso ideal se consideran obesos, un trastorno que conlleva riesgos como una vida corta, problemas cardíacos, respitratorios,de la piel, fatigay digestivos, entre otros.Un 30% de los perros y un 12% de los gatos que van al veterinario tiene sobrepeso.

La obesidad se produce por un exceso de energía que se transforma en una excesiva acumulación de grasaen el cuerpo,almacanada como tejido adiposo. Las causas que la desencadena pueden ser tres:hábitos de alimentación (es la más común: consume demasiada comida y no gasta las engerías necesarias); factores hereditarios o predisposiciones genéticas (algunas razan parecen ser más suceptibles a la obesidad que otras más atléticas o inquietas); y desórdenes hormonales.

La fórmula para combatirla es cuidar la dieta y hacer ejercicio ¿Por dónde empezar?

Reducir la cantidad de alimento balanceado (el veterinario recomendará la ración adecuada) o cambiarlo por uno con menos calorías. Si elegimos la segunda opción, no hay que hacerlo de manera abrupta ya que puede generar trastornos digestivos. Realizar  la transiciòn a lo largo de entre 7 y 10 dìas, mezclando el alimento nuevo con el que consume habitualmente y aumentando gradualmente la proporción a medida que pasan los días hasta reemplazarlo por completo.

Evitar darles sobras de comida. Mantenerlos fuera de la cocina y de donde se come para que no pida comida.

Evitar las grasas y bocados extra, como las golosinas, que tienen muchas calorías.

Para un perro, consultá con tu veterinario un porgrama de ejercicios, èl sugirirá el tipo y la intensidad del mismo.

A los gatos se los puede estimular con una pelotita o un piolín suspendido, moviéndolo para que no lo atrape.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *