Salud

Los caminos del azúcar

Nuestro mayor enemigo: “EL AZÚCAR”

La fase más importante de nuestra digestión tiene lugar en el intestino delgado, donde coinciden la superficie máxima y la trituración más minuciosa de los alimentos. Aquí se decide si toleramos la lactosa, qué alimentos son sanos o qué comida provoca alergias.

Al digerir una tostada de pan, tras la ardua tarea de trituración de las enzimas, obtenemos el siguiente producto final: la misma cantidad de moléculas de azúcar que hubiéramos ingerido en un par de cucharadas de azúcar blanco.La única diferencia radica en que el azúcar normal no requiere un gran procedimiento enzimático, sino que ya llega al intestino delgado tan fraccionado que puede ser absorvido directamente por la sangre. Demasiado azúcar puro de una vez endulza nuestra sangre por un breve período de tiempo. El azúcar de una tostada de pan muy blanco es digerido con relativa rapidez por las enzimas.

En el caso del pan integral, el proceso se desarrolla con mucho más lentitud. Está compuesto de cadenas de azúcar especialmente complejas, que se deben desintegrar pieza por pieza. Por ese motivo, el pan integral no es una bomba de azúcar, sino un depósito de azúcar beneficioso.

El azúcar es la única sustancia que con poco esfuerzo nuestro cuerpo utiliza para fabricar grasa. Así pues, los depósitos de glucógeno se consumen tras un rato haciendo footing, justo en el momento en que pensamos: “ahora si que estoy agotado”. Por eso se recomienda practicar deporte como mínimo una hora si se quieren quemar grasas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *