Salud

Meditación para iniciados

Muchos creen que esta práctica tan relajante y saludale es sólo posible después de un entrenamiento o està reservada para seres especiales.

La meditación es el camino a lo divino que existe en cada uno de nosotros. En nuestro interior, hay un enorme espacio que debe ser descubierto y explorado, antes de que podamos alcazar la iluminaciòn. Tenemos enormes valles, planicies, altas cumbres y grandes ríos que cruzar. Sólo paso a paso y sin apuros ni llaves mágicas, ese altísimo nivel de percepción de todo lo que ¨es¨ puede ser alcanzado.

Innumerables maestro nos han dado una gran cantidad de herramientas y sistemas para acceder a estos estados de beatitud y paz interior. El objetivo es rememorar el sendero que debemos transitar para volver al sitio de donde salimos pero, de ningún modo, iguales a quienes éramos al iniciar el recorrido.

Cuando comencemos a meditar, tenemos que ser poco exigentes con nosotros mismos respecto de la postura. Al principio, el cuerpo suele llamar constantemente ka atenciòn. Por eso, es beneficioso escucharlo y reaccionar en consecuencia. Es ideal estar descalzo y con ropa cómoda. La mejor postura es sentado en posición de loto o medio loto. Esto permite que permanezcamos despiertos, aún en estados de profunda relajación.

Al empezar, hay que tratar de permanecer con la columna lo mñas derecha posible. En esta etapa, al sentarse, es preferible que también se apoye la espalda en la pared. Cuando la práctica avance, serña el momento de alejarse de la pared y meditar sin descansar la espalda. Es probable que a medida que los minutos transcurran, comeincen a surgir situaciones físicas. Por ejemplo, si la espalda molesta es bueno moverla un poco zigzagueando suavemente como si se estirara hacia arriba y esperar.

La meditacion permite viajar por el interior activando y recordando la existencia real y la posibilidad de evoluciòn del ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *