Jardín y mascotas

Llegó el frío

Consejos de otoño e invierno que te ayudarán a cuidar mejor de tu animal de compañia.

Los días comienzan a acortarse, la temperaturas descienden y las lluvias se frecuentan. Si tu perro o gato permanecen en el exterior, deberás asegurarles un área protegida en la que puedan refugiarse de las adversidades climáticas. Estas atenciones deben aumentar en los cachorros y en mascotas de edad avanzada o enfermos, porque son mucho más sensibles que el resto de los de su especie, debido a la debilitación de sus defensas. En estos casos, aconsejamos evitar la exposición al frío, el mayor tiempo posible, porque, aunque sea un corto período, será un riesgo para la mascota. En casa, bien protegidos.

Lasmascotas que viven en el interior de su hogar salen menos a la calle, por lo que hacen menos ejercicio. Estos animales suelen necesitar màs energía en forma de calorías, que como no se disipan por la falta de movimiento, se acumulan produciendo muchas màs grasas corporales.La obesidad es una consecuencia directa de bajas temperaturas. Cuanto màs peso adquiera el animal, más vago será y, por tanto, sus ganas de hacer ejercicio disminuirán. Todos esos aspectos lesionan su organismo y al final, si no se actúa a tiempo, se convertirán en perros o gatos poco saludables y enfermos. El sobrepeso, ademàs, provoca muchos problemas de corazón.

¿Sabías que otoño y primavera son las estaciones del año en las que la caída del pelo en perros y gatos es mayor? Te recomendamos cepillar diariamente a tu mascota. Esto permitirá quitar el pelaje muerto y darle mayor suavidad y brillo, aportando el estímulo para el crecimiento de nuevo pelo.

En esta época, animales gerontes o que padecen artrosis suelen agudizar sus síntomas de dolor a causa de la humedad y el frío. Por lo tanto, es importante acudir a un médico veterinario para darle el tratamiento adecuado, evitando suministrarle analgésicos y /o antiinflamatorios sin previa consulta.

Como consejo, el otoño resulta un buen momento para que los perros realicen actividades físicas. Sin pensás salir a caminar, podrás llevarlo con vos. En estos paseos deberás prestar atención a evitar que beban de los charcos de agua, secarlos al regresar si llovió durante el paseo y esperar un tiempo prudencial después del ejercicio para suministrarle alimento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *