Jardín y mascotas

Un edén en casa

El jardín ideal no existe pero el deseado puede acercarse bastante ¿ Cómo lograrlo según el espacio que tenemos?

Antes de empezar a armar nuestro jardín es  importante tener en claro cuáles son nuestros requerimientos y cuál es el presupuesto disponible con el que contamos. La falta de planificación puede llevarnos a tener un espacio que no pueda ser disfrutado en la medida de nuestras necesidades. No es lo mismo un lugar pensado para hacer reuniones familiares y fiestas, que otro para que los chicos jueguen, o uno más productivo con árboles frutales, huerto y hierbas aromáticas. Las funciones que le quedaramos dar influirán en la zonificación, circulación y en su diseño final. Así, un jardín mediano o pequeño que se relaciona mayormente con la vivienda a la cual pertenece, mienras que otros más amplios – tipico de countries o barrio cerrados- deben conjugarse con un espacio mayor y con lo que ellos expresan.

En cuanto al presupuesto, lo mejor es invertir en aportar suelo de buena calidad o mejorar el existente. La calidad de la tierra es esencial para el futuro crecimiento de las planas y para que ellas desarrollen todo su potencial.

Al pensar en nuestro espacio verde, es clave encontrar equilibrio entre la unidad y la variedad. Esto quiere decir que la armonía y la proporción puedan conjugarse bien con el contraste, movimiento, proporción y todo aquello que produzca una llamada de atención en el observador.

Es muy importante buscar y encontrar un equilibrio, porque si tenemos un jardín simétrico, armónico y sin contrastes, puede resultar poco atractivo. Por el contrario, si está plagado de contrastes y movimiento puede inducir a estrés y a no querer quedarse ahí. Así, podemos decir que ese “equilibrio” es clave para lograr un lugar en el cual sea agradable estar.

Una manera de conseguir unidad en generando “ritmo”, repitiendo un elemento o caracerística como color, textura y forma, en un mínimo de tres veces en lugares estratégicos. Tener en cuenta que las composiciones simétricas generan una unidad pero pueden resultar aburridas o monótomas si no se hace algo para llamar la atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *