Familia

¿Sirve dejar todo por amor?

¿Sirve dejar todo por amor? Te contamos los riesgos qe entrañan las decisiones extremas.

Cantidad de hombres y mujeres se salen de su eje en la fase del enamoramiento. Se desdibujan y se vuelven irreconocibles para quienes los frecuentaban y para sí mismos en un afán de mimetizarse con la nueva pareja.

El enamoramiento es un estado de flotación, casi una irrealidad en la que sólo vemos las virtudes del ser amado y parecen no existir sus defectos. La transición de este estado al del amor real presenta todo un desafío que vale la alegría, pero ¿como prevenir el enamoramiento en una relación?

El enamoramiento es adictivo, Freud decía que en él, el objeto amado goza de cierta extención de la crítica. En muchos experimentos realizados con resonancia magnética nuclear se ve cómo el cerebro de un enamorado se enciende en partes relacionadas con las adicciones.

Este estado tan “arriba” no puede durar eternamente. Tal vez, meses pero la construcción del amor verdadero se dará a partir del momento en que las dos personas tomen la decisión de transitar ese camino.

Una relación se establece a partir de un contrato tácito entre dos personas disùestas a crecer y a nutrirse mutuamente.

Cuando iniciamos una relación, es frecuente que depositemos en ella muchas expectativas, pensando que nuestra vida tomará otro color de la mano de esa nueva persona. Puede que eso ocurra- ojalá así sea- pero nunca hemos de perder de vista que la mejor relación, la de base, es la que entablamos con nosotros. Y luego con los otros. Cuando estamos bien, amamos bien.

Algunas decisiones que pueden redundar en equivocaciones enormes cuando no son maduradas el tiempo suficiente son: irse a otra ciudad o país, dejar los vínculos o cambiar de religión para casarse .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *