Salud

La dieta mental

Llegó el turno de probar controlar las emociones para cerrarnos la boca y evitar comer de más.

El avance de la neurociencias en relación con la calidad de vida también llegó al sobrepeso. Las emociones, el estrés y otros disparadores de neurotransmisores cerebrales causal el fracaso de muchas dietas, así como el aumento desmedido de peso. Intervenir en esos mecanismos, hasta hace poco bastante desconocidos, de las sustancias mensajeras en lo profundo de la mente es hoy una clave para adelgazar y mantenerse, porque va directo a las verdaderas causas del aumento de peso y del comer de màs: las decisiones que tomamos, comer o no comer y qué comer.

Segùn algunos médicos no está mal medir el colesterol de una persona antes de darle una dieta, pero es vital saber por qué engordó y eso no lo dicen esos parámetros, eso habla de un efectp, no de una causa. En una historia clínica,de acuerdo con los últimos avances de las nuerociencias, tiene que existir una cronología de eventos estresantes y de alto contenido emocional para el paciente.Las pérdidas afectivas, laborales y económicas se relacionan con graves trastornos de salud.

Una dieta de base nuerobiológica busca regular la secreción de insulina, estabilizando los niveles de hidratos de carbono en la sangre, además de brindar sacidad. Hay que crear además hábitos alimenticios diferentes que premiten una pérdida de peso, pero comiendo de acuerdo a las necesidades personales. Debe hacerse como máximo durante 15 días donde puede flexibilizarse cada menú.

Ejemplo

Desayuno: infusión con leche descremada. 2 galletas de gluten con queso crema light.

Media mañana: jugo de pomelo.

Almuerzo: atún con verduras verdes salteadas.

Merienda: 1 yogur descremado.

Media tarde: 3 nueces.

Cena: ensalada de brócolo gratinado con cubitos de pollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *