Salud

Escuchar al alma

Muchos tenemos la certeza de la existencia del alma, pero reconocer que existe no nos modifica.

 

Desde el punto de vista religioso y también desde lo místico, sabemos mucho del alma, o tanto como hayamos podido leer y aprender. Pero pocas veces nos hemos planeado la idea de tenerla en cuenta en los actos cotidianos, en nuestras decisiones o al momento de establecer las prioridades de esta vida física, la que cada día comienza al despertarnos. Históricamente, hemos centrado la atención de la ciencia, de la investigación, de los estudios y de las grandes decisiones que hemos tomado tanto de manera individual como en grupos, a nuestras necesidades desde el punto de vista físico, incluyendo tanto lo material como lo emocional.

Nos habíamos centrado en el cuerpo y en la personalidad. En ser cada vez mejores, buenos, pero no necesariamente en vivir en paz. En paz con nosotros y con los demás. En la verdadera práctica del amor, basada en la compasión y el respeto de todas las diferencias que nuestra personalidad siempre encuenra. Quizás porque como solamente hemos considerado real e importante aquello que nuestros cinco sentidos pueden verificar, fuimos dejando de lado la poderosa mirada que la visión de alma podía abrir para nosotros.

Desde la psicología tradicional, se dan dado grandes pasos en el estudio del ser humano, de sus pensamientos, de su mundo de afectos y las relaciones, pero su marco de referencia sigue siendo el mundo de los cindo sentidos. Quizás porque la ciencia no ha podido llegar a una conclusión más definida sobre el alma es que sigue estando fuera de su esudio cuando rabaja en función del ser humano, Aunque ya se asoman los primeros cambios a esta forma tradicional de estudiarlo. Nuevas ciencias, como las relacionadas al estudio del espacio cuántico, comienzan a dar respuestas verificables a asuntos que antes solo ocupaban espacio en libro de metafísica, chamamismo o espiritualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *