Cocina

Bacterias anti- cáncer

Es muy importnate incorporar en nuestra dieta diaria alimentos que nos ayuden a evitar padecer enfermedades como el cáncer.

Nuestro organismo aloja a billones de bacterias que cumplen funciones esenciales y se requiere de su equilibrio para la mejor manifestaciòn de la salud. Conocidas como el microbloma humano, se alojan en las mucosas (nariz, boca, pulmones, vías urinarias, tubo digestivo) y mayormente en el intestino, formando la flora intestinal fundamental para la síntesis de vitaminas así como para el buen funcionamiento inmunitario.

Un equilibrio de la flora bacteriana es tambièn una gran aliada en la prevención del càncer y asegura una mejor respuesta a los diferentes tratamientos alopáticos o naturales cuando ya se padece. Todos, sin esperar a padecer un cáncer u otra enfermedad grave, podemos hacer mucho desde las buenas elecciones vinculadas a nuestros hábitos alimentirios: los alimentos fermertandos, las frutas y hortalizas ricas en fibra y algunos nutrientes específicos son los indicados para este propósito.

La elección de alimentos y complementos rios en pre y probiñoticos, ha sido también reconocida como una valiosa estrategia saludale para prevenir y combatir el cáncer, fundamentalmente esto ocurrre porque ayuda a estimular la inmunidad natural y favorecen el control de sustancias procarcinógeneas en el organismo.

Probiòticos

Algunas bacterias beneficiosas presentes en los alimentos fermentados ya son muy conocidas: los lactobacillusacidophilus y bifidus que ayudan a prevenir trastornos como el intestino irritable o colon agrandado. Los alimentos conocidos como probióticos, que los aportan son los lácteos fermentados, el kefir ( que en lugar de leche puede hacerse con agua para quienes prefieren evitar los lácteos), el miso ( pasta de soja fermentada), la salsa de soja, el chucrut, los vegetales encurtidos, el tè de kombucha y algunos suplementos nutricionales.

Prebióticos

Se trata de ingredientes no digeribles que favorecen el crecimiento y la actividad de la microbiota, en especial los lactobacilus. En forma natural podemos encontrarlo en la banana, ajo, cebolla, espárrago o cebada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *