Salud

Nada de dolor y sin analgésicos

En cuanto empieza a doler, echamos mano al calmante. Sin embargo, muchos profesionales afirman que es la peor decisión porque afecta a la salud completa del organismo. Masajes en puntos clave, cambios de conducta y postura, infusiones y aplicaciones de acupuntura o moxa, todos naturales y sin consecuencias, son el botequín que usa el especiales para dejar de sufrir y hacerle mal al organismo.

Jaquecas, cólicos, lumbalgias, molestias articulares, óseas o musculares son afecciones comunes que cualquiera suele sentir de manera cotidiana y con las que a veces, al tornarse recurrentes, llegamos a convivir de manera natural. En general, y más allá de que sea moderado o agudo, el dolor siempre es síntoma de que algo no está bien, una señal de organismo. Pero averiguar su origen pasa a ser secundario, porque lo que uno quiere es que desparezca ya, y entonces echa mano del primer analgésico. Para la medicina china esta conducta es poco recomendable, por eso propone antes de automedicarse prestar atención a algunos factores que pueden incidir sobre el bienestar físico.

El medio ambiente es lo primero que debemos tener en cuena al sentir algún dolor. El viento, por ejemplo, considerado el rey de todas las enfermedades, afecta la parte superior del cuerpo y es muchas veces responsable de los dolores de cabreza, de cuello, espalda y de algunas contracturas. El frío hace que la energía y la sangre se estanquen, provocando dolor en los huesos, las articulaciones y los músculos. También puede afectar a los órganos, especialmente cuando los pies quedan desprotegidos. La humedad también estanca el Chi, que generalmente afecta a la parte baja, como piernas, rodillas y cintura. El calor, o exceso de energía Yang, genera inflamación, que desequilibra órganos y articulaciones.

Espalda

Es una de las molestias àmàs frecuentes, pero se alivia estimulando el punto Feng Chi situado en la base del cráneo, a cada lado de los mùsculos del cuello, en forma simultánea.

Piernas

 Generalmente lo causa la mala circulaciòn sanguínea y energética que, además de provocar dolor, produce inflación. Revertir esta situaciòn estimulando tres puntos: San Yin Jiao, ubicado en la parte interna de la pierna, a una distancia de 4 dedos sobre el hueso del tobillo; Ying ling Quan, ubicado en la parte interna de la pierna a la altura del extremo inferior de la rodilla, donde se forma el pliegue al doblarla; y el punto Xue Hai o Mar de Sangre, ubicado en la parte interna de la pierna, a la altura del extremo superior de la rodilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *