Jardín y mascotas

Reinas del interior

Del amarillo al naranja pasando por el rojo vibrante, las crotonas y las bromelias sorprenden por su fuerza visual y protagonismo indiscutible.

La crotona es una de las plantas de interior que posee la mayor gama de colores vivos en sus hojas. Estas son duras y poseer nervaduras con coloraciones muy atractivas que van desde el amarillo y el anaranjado hasta los tonos rojizos. Hay numerosas variedades, cada una de ellas con hojas de diferentes formas y colores.

Puede alcanzar 90 centímetros de altura, y gracias a su porte erguido y a la singular forma y color de sus hojas, es una planta de interior con mucha fuerza visual y protagonismo indiscutible.

Bastante exigente en cuanto a nivel de luminosidad, debe colocarse cerca de una ventana, evitando la incidencia de sol directo, que podría quemar y dañar los característicos matices coloreados de sus hojas.

La crotina requiere de una temperatura constante y cálida a lo largo del año, y debemos evitar exponerla a las corrientes de aire.

Los riegos deben ser regulares, aumentándolos durante el período de crecimiento pero evitando siempre encharcar sus raíces. Recuerden que la sequedad de la tierra puede derivar en la pérdida parcial de sus hojas.

Por otra parte, los ambientes secos del hogar pueden provocarle la pérdida de sus hojas inferiores, lo que hará que se desluzca el principal atractivo de la crotona. Para evitar la caída de sus hojas, hay que pulverizarlas a menudo, pero si por descuido perdieran la hojas inferiores, lo que hará que se desluzca el principal atractivo de la crotona. Para evitar la caída de sus hojas, hay que pulverizarlas a menudo, pero si por descuido perdieran las hojas inferiores, colocá en la base de la crotona otras plantas de requisitos similares que llenen el vacío dejado tras la caída de las hojas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *