Cocina

Osobuco braseado y langostinos

Una receta económica y deliciosa para preparar en estos días lluviosos.

Osobuco braseado
ingredientes (para 4 porciones)
Risoto:
300 g de arroz Carnaroli
100 g de cebolla
15 cc de aceite de girasol
fondo de verdura, cantidad necesaria
120 g de manteca
60 g de queso parmesano
1 cápsula de azafrán.
osobuco: 4 huesos de osobuco de 2 cm de espesor
200 g de cebolla
1 zanahoria
1 tallo de apio
40 g de manteca
35 cc de aceite de oliva
500 cc de vino tinto
Una mesa especial de tomate triturado
harina, cantidad necesaria.
Risoto: en una sartén con aceite, rehogar la cebolla picada bien fina. Luego, agregar el arroz y nacarar.
cocinar agregando el fondo de verduras caliente y el azafrán.
cuando esté a punto, retirar del fuego y agregar la manteca y el queso. Dejar reposar unos minutos antes de servir.
osobuco: en una sartén con aceite y manteca, dorar las piezas de osobuco pasadas previamente por harina. Retirar y reservar.
cortar las verduras en piezas grandes y dorar.
agregar el osobuco y desglasar con el vino tinto.
agregar el tomate y cocinar a fuego bajo hasta que esté bien tierno pero sin desprenderse del hueso. Servir primero el risoto, luego el osobuco y terminar con la salsa de cocción y perejil picado.

Langostinos con fondue de tomates

Ingredientes (para 4 porciones):
20 langostinos limpios
rúcula,cantidad necesaria
aceite de oliva, cantidad necesaria
Emulsión 4 zuchinis
80 cc de agua
45 cc de aceite de oliva
sal y pimienta, a gusto.
Fondue de tomate:
1 k de tomate. 100 g de azúcar
50 g de tomillo
2 dientes de ajo
20 cc de aceite
10 g de sal.
Emulsión: lavar los zuchini y retirarles la pulpa. Llevar a una cacerola
con aceite de girasol y cocinar muy suave sin que se doren. Agregar
agua, sal y pimienta. Cocinar a fuego mínimo. Dejar enfriar y emulsionar con la minipimer, agregando el aceite de oliva. Reservar en la heladera. Fondue de tomate: pelar y quitar las semillas a los tomates. Cortar en concassé. En una cacerola, poner el resto de los ingredientes y cocinar a fuego mínimo, tapado. Revolver de vez en cuando, cuidando de que no se pegue. Cuando tenga consistencia de mermelada, retirar y enfriar. Sellar los langostinos. Aderezar la rúcula con limón, sal y oliva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *