Jardín y mascotas

Adoptemos

Nadie puede pensarse responsable del abandono o de la superpoblación. Pero la forma en la que nos llega un animal puede hacernos cómplices de esa realidad.

WOPets.-Pixabay.-Pregnant-dog.-golden-retriever

El porcentaje de animales comprados que habitan en los hogares porteños no ha variado en losúltimos veinte años. Teniendo en cuenta cómo ha crecido la oferta de productos para animales y el marketing entorno de algunas razas., es extraño que la cifra no haya aumentado. No obstante, para la situación general de los animales el resultado es penoso.

Para comprender mejor este planteo es necesario repasar algunos conceptos. Hace miles de años, cuando los perros vivían es estado silvestre, no todos los integrantes de la jauría tenián las mismas funciones: algunos cuidaban al grupo, otros conseguían alimento y solo unos pocos se reproducían.Así, los animales cuyas funciones no eras reproductivas, no precreaban. En su estado natural, los animales tienen la capacidad de autorregular su población de modo que ésta se encuentre en equilibrio con los recursos disponibles en su hábitat (espacio, abrigo, alimentación), capacidad que los perros y gatos han perdido. Estos animales han sido introducidos y adaptados por el ser humano al seno de la sociedad y una de las consecuencias de esa domesticación es la incapacidad de valerse por sí mismos.

Los perros y los gatos se reproducen siguiendo una progresión geométrica. Así, partiendo de una sola pareja se habrán originado miles de descencientes en pocos años.

Por este motivo los proteccionistas promueven la adopción de animales y, fundamentalmente, luchan para evitar la superpoblación a través de métodos éticos y eficaces. Y lo eficaz para lograr el equilibro poblacional es un servicio público de esterilización o castración quirúrgica de perros y gatos en forma masiva, gratuita, sistemática e inclusiva.

 

Un pensamiento en “Adoptemos

  1. En mi caso tengo perro y gato. Ambos son de raza porque me pusieron mil trabas a la hora de adoptar en refugios. Las responsables de ellos querían venir a mi casa para revisar si era segura y ver con quiénes vivía. No necesito una asistente social que me haga un “ambiental” para poder tener una mascota y darle todo mi amor. Después de meses de buscar, compré un yorkie de 2 años que no servía como reproductor, casi desnutrido. Con todo mi amor salió adelante y hoy es para mí un hijo más. Cuando hace 2 años murió mi siamesa, juré no tener más gatos; no puedo tolerar verlos partir, sin embargo, de nuevo recorrí refugios porque quería otro y me topé con la misma historia. Terminé comprando un British shorthair y ruego encontrar algún otro gatito en la calle para tener la excusa de llevarlo a casa. Los refugios deberían replantear las trabas porque yo quise adoptar en 7 oportunidades una mascota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *