Ideas útiles

¡Chau óxido!

Te damos una serie de consejos para combatir la corrosión en las superficies metálicas.

La corrosión de metales es un problema que afecta a gran cantidad de elementos metálicos en los hogares. Muchas veces aparece en marcos de puertas y ventanas de hierro, a causa de su escasa protección y de la exposición al agua, lo cual potencia el efecto de oxidación y deterioro del metal. Es importante tener en cuenta que el óxido no siempre es perceptible a simple vista y que la resistencia a la corrosión comienza con una buena preparación de la superficie. Ésta se genera cuando el metal es atacado y en su superficie se produce un deterioro en el cuerpo del material que hace que se degrade. En este caso, por más que se lo pula, lije o esmerile, la superficie no se puede recuperar, queda con pequeños pozos, grietas y/o deformaciones.
Para combatir este problema se aconseja el uso de un esmalte antióxido y convertidor de óxido, especialmente formulado para proteger de la corrosión a las superficies metálicas; éste las protegerá y al mismo tiempo les brindará un acabado de alta resistencia, optimizará la adherencia y brindará un acabado de alta calidad con excelente brillo y nivelación. Este tipo de esmalte puede utilizarse en superficies metálicas interiores o exteriores, tiene un alto poder anticorrosivo, gran resistencia y permite una excelente terminación.
Los hay de una amplia gama de colores y además pueden obtenerse otros si se aplica un entonador partiendo del color blanco. La superficie a pintar debe estar limpia y seca: libre de grasa, polvillo, hongos, humedad, pintura en mal estado, óxido flojo, etc.
Si se tratase de una superficie nueva, se debe primero desengrasar cuidadosamente el hierro con aguarrás mineral. Eliminar luego todo vestigio de óxido, lijando cuidadosamente y retirando las partículas de óxido de hierro con un trapo embebido en aguarrás. Aplicar el esmalte dejando una película uniforme y continua, que cubra todos los rincones e intersticios.
En caso de que las superficies estén previamente pintadas, si la película existente se encuentra en buenas condiciones o presenta acabado brillante o semi brillante, debe ser lijada con el fin de crear porosidad. A continuación, se debe eliminar el polvillo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *