Moda y belleza

Cómo estar 10 puntos en el verano

Te proponemos rutinas de ejercicios que van a reducir y marcar tu abdomen, además de ayudarte a esculpir y levantar la cola. ¡Animate a la bikini y gozá del sol!

Tu cuerpo todavía no está en el punto justo para que el traje de baño te quede como querés. La siguiente rutina -creada por el Prof. de Educación Física y Personal Trainer Daniel Meaglia- está diseñada para tonificar, endurecer y mejorar la retención de líquidos. En síntesis, vas a lograr reducir los focos problemáticos que te apartan de tu bikini favorita.

De pie
➜ 1° paso: parate con tus piernas separadas el ancho de tus hombros y los brazos a 90 grados. Realizá la extensión y flexión de la pierna derecha y alternala con la izquierda. Asegurate de llevar tus rodillas lo más arriba que puedas para que la sangre llegue a los grupos musculares por demanda de oxígeno. Esa es una repetición. Hacé 10 con cada pierna.
➜ 2° paso: colocá tu pierna derecha estirada en un banco o bien pedile ayuda a tu personal trainer y ubicá tu pie a 90 grados. Elongá bajando levemente tu torso hacia tu rodilla, sin sentir dolor, pero logrando el estiramiento. Mediante este ejercicio se logra la compresión de los isquiotibiales para activar la circulación sanguínea. Mantené la postura por 30 segundos. Esa es una repetición. Hacé 2 con cada pierna.
➜ 3° paso: parate con tus piernas separadas el ancho de tus hombros y colocá tu pie derecho en punta. Llevá tu rodilla hacia los lados generando una especie de temblequeo para propiciar el drenaje. Es importante que relajes los músculos y distiendas tu pierna. Esa es una repetición. Hacé 3 con cada pierna.

Sentada
➜ 1° paso: sentate en un banco con las piernas flexionadas, los pies en punta, tu espalda derecha y los hombros hacia atrás. Separá tus piernas y pies simultáneamente y volvé a juntarlos para trabajar abductores y aductores. Esa es una repetición. Hacelo 10 veces más.
➜ 2° paso: con tu espalda recta, levemente inclinada hacia adelante y las manos colocadas en tus rodillas mirando hacia afuera, abrí y extendé lo máximo que te permita tu cuerpo sin sentir dolor. Mantené la postura por 30 segundos. Esa es una repetición. Hacé 2 más.
➜ 3° paso: volvé a sentarte con las piernas flexionadas y abiertas, los pies en punta, tu espalda derecha y los hombros hacia atrás. Subí y bajá los talones para realizar un temblequeo que propicie el drenaje y relaje tus músculos. Esa es una repetición. Hacelo 3 veces más.

Acostada
➜ 1° paso: recostate boca arriba en una colchoneta, asegurate de que tu cintura y espalda estén completamente apoyadas durante todo el ejer
cicio. Subí ambas piernas e imitá el movimiento del pedaleo (bicicleta). De esta manera se produce la activación de la circulación. Mantené la postura y hacelo 10 veces.
➜ 2° paso: en la misma postura que el ejercicio anterior, subí y estirá ambas piernas y llevá tus talones lo más arriba que puedas. Apoyá tus manos
en las rodillas para asegurarte de no flexionarlas. De esta manera se realiza la compresión de ambas piernas. Mantené la postura por 30 segundos. Esa es una repetición. Hacé 2 más.
➜ 3° paso: llevá tus piernas a 90 grados (semi flexionadas) y pataleá suavemente para realizar el drenaje a favor de la gravedad. hequeá que tus músculos se distiendan. Esa es una repetición. Hacelo 3 veces más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *