Moda y belleza

Los peligros del sol

El tostado siempre sienta bien, sin embargo las consecuencias pueden ser nefastas para tu piel. Conocé cómo tenés que cuidarte de los rayos solares según tu fototipo y cuál es el producto que mejor te protege.

La luz solar aumenta el bienestar, potencia las defensas y contribuye a la formación de la vitamina D que es fundamental para la estructura ósea. Pero también tiene su lado oscuro. Para entender sobre la importancia de las diferentes radiaciones sobre nuestra piel, es preciso conocerlas más en profundidad.

Radiaciones & Cía

UVA: es la fuente más importante de radiación solar en la superficie de la tierra. Según los expertos científicos, esta radiación penetra en la piel a un nivel profundo en el tejido conectivo donde lo puede dañar e incrementar el riesgo de desarrollar cáncer. Además, es responsable de la pigmentación directa de la piel, penetra hasta la dermis en un nivel profundo, produciendo daños acumulativos en el colágeno y la elastina conocidos como fotoenvejecimiento que se manifiestan como manchas, flacidez y arrugas prematuras.

UVB: es menos abundante en la superficie de la tierra al ser absorbida por la capa de ozono. Penetra menos profundamente en la piel, pero también es dañina, siendo la causa principal de las quemaduras o eritemas solares.

UVC: es la forma de radiación más peligrosa, pero por suerte es absorbida por la capa de ozono en la estratosfera y difícilmente llega a la superficie de la tierra. Sin embargo, con el daño de la capa de ozono, los rayos UVC representan cada vez más peligro.

Bronceado vs. Daños

La piel es la que nos protege de los daños causados por los rayos solares al producir la melanina, una sustancia que absorbe los rayos solares para evitar que dañen el ADN. Cuando el cuerpo fabrica los corpúsculos de melanina, la piel se oscurece a medida que esta sustancia se acerca a las capas más superficiales de la epidermis y así, dquiere una coloración bronceada. Este proceso es un mecanismo de defensa ante una lesión, porque aparece luego de que los rayos UV hayan destruido algunas células y dañado otras. Vale recalcar que la luz solar produce daño cutáneo porque las radiaciones ultravioletas son absorbidas por el ADN, las proteínas, los lípidos de las membranas y la estructura de las células presentes en la epidermis y la dermis, incluyendo el sistema vascular. Los efectos de la radiación UV son acumulativos en relación a la duración, frecuencia e intensidad de la radiación.

2 pensamientos en “Los peligros del sol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *