Salud

Resistir vs. soltar

Uno de los obstáculos más masivos para avanzar, crecer, ser mejor es la resistencia. Las hay de muchas maneras y diferentes orígenes pero todas llevan a la frustración y la pobre calidad de vida.

Un comportamiento de resistencia es una conducta de oposición de un individuo frente a otro (o a un grupo) que puede tener un valor positivo o negativo:
Es negativo cuando funciona como una oposición al bienestar propio y colectivo.
Es positivo cuando permite conservar hábitos valiosos a pesar de la oposición del ambiente.
La resistencia a nuestras acciones o argumentos suele habitar primero en nosotros y, luego, las notamos en losdemás. En ciertos casos, como escucha previa a la situación que estamos viviendo, esto nos permitiría profundizar sobre la mirada en la que somos resistidos.Existe un “por qué” y un “para qué”resistimos: el primero nos invita a contar todo tipo de historias para justificar nuestra resistencia, que en algunos casos provoca un retardo en nuestro bienestar. el “para qué”, en cambio, nos hace reflexionar sobre actitudes que impactarán a futuro cerrando posibilidades o abriéndolas, como puede ser el caso en donde conservando nuestros valores, resistamos condiciones externas que perjudicarían nuestra calidad de vida y a quienes nos rodean.
Debemos diferenciar lo que vemos como resistencia en los demás y lo que podemos distinguir como resistencia propia. En los demás, puede provenirde una conversación propia que juzga la mayor o menor apertura con respecto a un tema determinad. La resistencia propia es la que limita en muchos casos el aprendizaje y el futuro que nos
merecemos.
No más excusas
Los cambios más importantes, ya sea de la humanidad como los personales, en la mayoría de los casos, se han producido por acontecimientos externos resistidos desde el principio de los tiempos, provocando inmovilización, duda, ira y negación, en los que
recepcionaban las nuevas ideas y tristeza y frustración, en los que proponían los cambios.
El análisis de los resultados que suelen proponer las nuevas ideas finalmente desembocan en la aceptación y el abandono de la ignorancia previa dequienes las resisten, cuando los resultados son efectivos y abren posibilidades de mejora.
Si analizamos lo que nos ocurre día a día, podremos observar que el mundo está cambiando permanentemente, de allí que muchas personas aseguren que lo único que no cambia es el cambio. Si nos aferramos a los viejos tiempos o si anhelamos que vuelvan, estaremos expuestos a resentir nuestra calidad de vida todo el tiempo y apare-
cerán las quejas a modo de resistencia con lo que pasa a cada momento.
Fuente: Ingeniero Juan José Arévalo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *