Salud

¿Sirve la famosa “dieta disociada” para bajar de peso?

Si bien muchas personas logran sacarse de encima los kilos de más con este plan alimentario, no son pocos los especialistas que no la recomiendan. Pro y contras de este sistema.

La dieta disociada se basa en el principio de que el cuerpo humano no puede digerir bien proteínas e hidratos de carbono juntos y que la combinación genera ácidos dañinos que activan procesos de fermentación en el intestino. Foto: Westend61/Rainer Berg. Crédito: Rainer Berg / Westend61 / dpa-tmn.

La dieta disociada tiene que ver con lo que indica su nombre: separar los alimentos. Fue desarrollada por el científico estadounidense William Howard Hay, que dividió los alimentos en: basados en proteínas, basados en hidratos de carbono y neutrales. El primer mandamiento es separar sobre todo los hidratos de carbono de las proteínas durante las comidas.

El plan de comidas indica hidratos de carbono por la mañana y por la noche y proteínas al mediodía. Hay eliminó por completo de su plan alimentos como legumbres, que contienen muchas proteínas e hidratos de carbono. Entre los alimentos neutrales se encuentran alimentos muy grasos y las frutas y verduras con alto contenido de agua, que pueden ser combinados con proteínas o hidratos de carbono.

Hay justificó esta división aduciendo que el cuerpo humano no puede digerir bien proteínas e hidratos de carbono juntos y que la combinación genera ácidos dañinos que activan procesos de fermentación en el intestino.

La disociación “desenvenena” el cuerpo y lo “desacidifica”, lo cual tiene un efecto sanador, dijo. Sin embargo, muchos médicos advierten que no es cierto que mezclar los alimentos provoque enfermedades en el metabolismo. Lo que fomenta patologías como la diabetes, el infarto de corazón, las apoplejías o el cáncer es el sobrepeso. Y en esos casos da igual si se consumió todos los alimentos juntos o por separado.

Otros médicos creen que el cuerpo sabe regular por sí mismo las alteraciones y mantener estable el PH de los tejidos y la sangre. Y afirman que la idea de que los hidratos de carbono y las proteínas tienen un efecto negativo en el tracto digestivo fue rechazada con pruebas científicas desde hace tiempo.

No obstante, esto no quita que haya personas que logren bajar de peso con la dieta disociada. Para muchos especialistas, esto se debe a que la dieta obliga a una mayor consciencia a la hora de comer y a que elimina del plan de comidas los alimentos chatarra. Como la base de la dieta son las verduras y algunas proteínas, esto lleva a bajar de peso.

Pero no conviene llevar adelante esta dieta durante un período demasiado prolongado. Sobre todo porque muchos alimentos cuentan con hidratos y proteínas en partes iguales y es muy difícil separarlos en la vida cotidiana. La ingesta reducida de proteínas puede provocar un déficit de calcio, determinadas vitaminas B y aminoácidos.

Otros especialistas ven de forma crítica que la dieta disociada indique qué comer y qué no, pero que no establezca límites para las cantidades, ya que consideran que cualquier dieta para bajar de peso depende de la relación entre las calorías que se ingieren y las que se consumen.

Para muchas personas desordenadas al comer, una dieta estricta puede servirles de guía. Sin embargo, siempre es mejor aprender a comer. Quien se alimenta de forma consciente, midiendo calorías y grasas, come pocas carnes rojas y más verduras y frutas, generará un impacto positivo en su salud sin tener que seguir una dieta al pie de la letra.

FUENTE: dpa

14 de noviembre de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *