Cocina

ALIMENTACIÓN CONSCIENTE | De la colmena al cerebro

La jalea real y el polen son alimentos específicos para cuidar la salud e integridad de nuestro cerebro. Te ofrecemos dos recetas rejuvenecedoras y antiestrés.

Cuando hablamos de alimentos específicos para cuidar la salud e integridad de nuestro cerebro, una referencia obligada son dos verdaderos tesoros de la colmena: la jalea real y el polen.

La jalea real es una sustancia blanca, lechosa y de sabor un tanto ácido, cuyo consumo regular brinda beneficios de amplio espectro, entre los que podemos considerar la nutrición especial de la piel y el cabello, el fortalecimiento inmune, mejor salud reproductiva y más resistencia al estrés, entre otros. Su potencial antioxidante se aprecia sistémicamente, pero es de gran interés para proteger los frágiles ácidos grasos del cerebro; asimismo, su riqueza en aminoácidos la ubican como un poderoso antienvejecedor que se hace notar en el sistema nervioso.

El polen es considerado uno de los alimentos más perfectos de la naturaleza y un suplemento alimenticio totalmente natural, de probada eficacia para aumentar la resistencia a las enfermedades, combatir las infecciones, aportar energía, promover la salud respiratoria y, por supuesto, tonificar el sistema nervioso. Las abejas tienen la innata capacidad de seleccionar las variedades de polen más nutritivas y saludables, las que contienen vitaminas del complejo B, A, C, D y E, gran riqueza en minerales, lecitina y enzimas muy importantes para nuestro cuerpo, que actúan como catalizadores biológicos.

Los efectos tónicos y rejuvenecedores del polen y la jalea real se hacen notar en las personas mayores que padecen cansancio y problemas de memoria. En todas las edades constituyen caballitos de batalla de los naturópatas para mejorar la resistencia general en casos de estrés y trastornos del sistema nervioso, fundamentalmente gracias a su alto contenido en vitaminas del complejo B. Con el consumo de cualquiera de los dos o una combinación de ambos, observaremos que aumenta la energía, la agudeza mental y se expresa una equilibrada sensación de bienestar. ¡Alimentos especiales perfectos para estos tiempos!

Pan de abejas

Se trata de un súper alimento de grandes propiedades nutricionales que es inspirado en lo que las abejas hacen en la propia colmena. Cuando llegan cargadas de polen, lo desprenden dentro de celdillas y lo compactan con la cabeza formado una capa a la cual le agregan otra fina capa de miel, repitiendo el proceso hasta que se llenan las celdillas. Esta mezcla da lugar a una fermentación láctica de la mezcla, que provoca una serie de cambios en la composición bioquímica del polen aumentando los aminoácidos libres y mejorando la conservación del producto debido a la acidificación producida por el ácido láctico.

En el mercado se consiguen versiones similares al pan de abeja y también podemos prepararlo en casa mezclando miel, polen y jalea real, en diferentes proporciones (por ejemplo 500 g de miel + 100 g de polen + 10 gr de jalea real): es importante mezclar bien y dejar reposar 2 o 3 días en un lugar fresco y seco. Luego, se guarda en la heladera y se consume a razón de una o dos cucharaditas al día en un transcurso no mayor a 3 semanas para evitar su deterioro.

Personalmente, a este preparación también le he agregado cantidades variables de otros nutrientes con gran valor medicinal, tales como jengibre, canela, levadura de cerveza, maca, orégano, entre otros; en cualquier caso, podemos empezar por la preparación básica y luego, apelando a la creatividad culinaria, ir experimentando variaciones a nuestro gusto.

A la cocina

Jugo Vitalidad

Ingredientes

1 remolacha. 2 zanahorias. 2 tallos de apio. 1 cucharada de polen

Preparación

Extraer el jugo de remolacha, zanahoria y apio. Agregar el polen y dejar reposar unos 3 minutos para que el polen se ablande y sus nutrientes sean más fáciles de aprovechar. Batir, beber y disfrutar de la energía mental y resistencia al estrés.

Ensalada mixta con polen

Ingredientes

1 tomate. 5 hojas de lechuga. 1/2 cebolla. 1 pepino en rodajas (si es orgánico, mejor dejarle la cáscara). 2 o 3 aceitunas negras. 1 cucharada de polen de abeja. Aceite de oliva extra virgen. Vinagre de manzana

Preparación

Cortar finamente el tomate, las hojas de lechuga y el pepino. Picar finamente la cebolla y las aceitunas. Mezclar los ingredientes en un bol con el polen y los aderezos a gusto. La cáscara del pepino tiene un principio activo conocido como fisetina que protege la integridad de las neuronas, favorece las conexiones, impide la formación de placa amiloide y reduce los procesos inflamatorios del cerebro. Otros alimentos que aportan fisetina son la cebolla, espinaca, frutilla, arándano, durazno, uva, tomate, manzana y kiwi.

31 de agosto de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *