Cocina

ALIMENTACIÓN CONSCIENTE | La planta del alivio

Hoy vamos a hablarles del harpagofito, una planta salvaje que es utilizada  para el tratamiento de la artrosis, reumatismos y otras manifestaciones articulares dolorosas, y también como regulador en enfermedades autoinmunes. Cómo consumirla.

Harpagofito para tratar males articulares y enfermedades autoinmunes.

A veces, nuestro cuerpo, por error, se ataca a sí mismo. Se trata de un extenso grupo de condiciones conocidas como enfermedades autoinmunes y/o reumáticas, entre las cuales están artritis, esclerodermia, lupus, esclerosis múltiple, psoriasis, síndrome de Sjögren, espondilitis anquilosante y un largo etcétera.

Por ejemplo, en la artritis reumatoide, el tejido afectado por el error inmunológico es la articulación, provocando una inflamación y deterioro que puede terminar en una severa deformación. En general, el tratamiento médico incluye corticoides u otros antiinflamatorios, los cuales alivian durante la coyuntura pero a mediano y largo plazo tienen severos efectos secundarios, pueden agravar la enfermedad y crear otros problemas de salud.

La medicina natural brinda algunas opciones eficaces para paliar esta situación por medio de antiinflamatorios naturales como el harpagofito (Harpagophytum procumbens). Se trata de una planta salvaje muy frecuente en el desierto de Kalahari y en el sur de África. Tiene unas bellas flores de color malva que producen unos característicos frutos ganchudos, que le han valido su nombre popular de “garra del diablo”. Las raíces son ricas en glucoiridoides, un principio activo con propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

El uso más frecuente del harpagofito es para el tratamiento de la artrosis, reumatismos y otras manifestaciones articulares dolorosas; sin embargo, puede ser utilizado como regulador inmunitario en otras condiciones autoinmunes.

Estudios realizados en pacientes con artrosis han demostrado una reducción importante de los dolores y una mejora en la movilidad y la flexibilidad articular sin los temidos efectos secundarios de los corticoides. Por eso, es muy utilizado por los deportistas en caso de tendinitis y dolores articulares por esfuerzo o un traumatismo accidental. También ayuda a eliminar el ácido úrico, por lo que se utiliza con buenos resultados en casos de gota.

Se usa tanto interna como externamente, pero la respuesta más profunda y duradera se da si lo ingerimos a través de tés, cápsulas, gotas o viales, pero puede ser muy efectivo para aliviar los síntomas de dolor o las manifestaciones en la piel en casos de esclerodermia, psoriasis o lupus en forma de cremas, geles o pomadas. En las farmacias naturistas, dietéticas y herboristerias hay varias presentaciones.

Por supuesto, el uso de una planta medicinal puede resultar insuficiente para controlar una enfermedad como las mencionadas y otros recursos serán necesarios como coadyuvantes. Desde la alimentación consciente podemos recomendar el acompañamiento con una dieta que favorezca los procesos antiinflamatorios y la inmunoregulación; en este sentido se preferirá optar por frutas, hortalizas, especias, legumbres con moderación, cereales integrales sin gluten (quinoa, amaranto, mijo, trigo sarraceno), algas marinas y, si consumimos alimentos de origen animal, preferir pescado de mar rico en Omega 3.

Entre las especies que podemos incorporar en nuestras recetas cotidianas y que tienen un valioso poder antiinflamatorio están jengibre, romero, cúrcuma, orégano o ajo. La incorporación regular de una o dos cucharadas diarias de frutos secos activados también es una valiosa fuente de ácidos grasos esenciales, enzimas y minerales de gran ayuda. Otro hábito que aporta nutrientes antioxidantes y antiinflamatorios es el té verde o blanco de calidad orgánica, ideal para reemplazar el té común, endulzado con stevia o pequeñas cantidades de miel o azúcar integral tipo mascabo.

A la cocina

Smoothies para depurar y aliviar la inflamación

Verde que te quiero verde
Ingredientes
2 hojas de espinaca. 1 puñado de brócoli. 1 pimiento verde chico. 1 cucharita de polvo de spirulina. 1/2 cucharita de jengibre en polvo. 1/2 cucharadita de salsa de soja o una pizca de sal del Himalaya. Agua, cantidad suficiente para dos vasos

Procesar todos los ingredientes en la licuadora y beber. Se puede utilizar agua caliente o fría y acompañar con una ensalada de zanahoria, tomate, repollo, nueces activadas (para hacerlo, hay que lavarlas y remojarlas durante algunas horas para que despierten su proceso germinativo y multipliquen su valor nutricional), limón y aceite de oliva virgen extra.

Enzimatic
Ingredientes
2 rodajas de piña fresca. 50 g de arándanos. 1 cucharada de aceite de coco. 1 cucharada de almendras activadas.1 1/2 taza de té verde frío. 1 cucharadita de miel pura

Procesar todos los ingredientes en la licuadora. Lo podemos colar o no; naturalmente, al hacerlo perderemos parte de sus beneficios con la fibra que desechamos.

24 de agosto de 2016

3 pensamientos en “ALIMENTACIÓN CONSCIENTE | La planta del alivio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *