Salud

Enfermedades invernales: cómo reconocerlas

Un especialista aclara cuáles son los síntomas clásicos de cada una, y ofrece una serie de tips para mantenerlas alejadas.

La importancia de vacunarse para prevenir la gripe.

Cuando llega la época invernal se intensifican las consultas por patologías respiratorias. Por este motivo, el Dr. Silvio Aguilera, director médico de Vittal -empresa dedicada al servicio de emergencias extra hospitalarias- detalló: “En época no invernal, durante el 2015, las enfermedades como resfríos, gripe, bronquitis, faringitis y neumonía representaron un 16% de todas las atenciones que realizamos en Vittal. Pero este porcentaje ascendió a 24% en época invernal, desde mayo a agosto, siendo el 60% adultos”.

Síntomas de las enfermedades respiratorias más frecuentes

– Resfríos: Su duración es de 3 a 5 días y provocan síntomas como congestión o secreción nasal, tos, estornudos, dolor de garganta, fiebre baja y dolores de cabeza.

– Gripe: Su duración es entre 5 a 10 días. Presenta síntomas similares al resfrío pero más intensos, apareciendo dolor muscular y fatiga.

– Bronquitis: Puede ser una bronquitis aguda o crónica que se agudiza en la época. Se presenta con tos persistente con expectoración, fiebre, cansancio, decaimiento, dificultad para respirar y dolor en la parrilla costal.

– Faringitis: Se manifiesta con dolor de garganta intenso, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular e inflamación ganglionar en el cuello.

– Neumonía: Es la principal causa de internación en esta época del año. Presenta fiebre alta, dolor de espalda, tos con expectoración y malestar general con presencia de dolores musculares.

Además, el Dr. Aguilera sugiere tener en cuenta las siguientes recomendaciones para evitar el contagio y la propagación de gérmenes:

– Ventile su casa durante el día aproximadamente unos 20 minutos.
– Cúbrase la boca al toser o estornudar usando el antebrazo.
– Lave de manera habitual sus manos con agua y jabón.
– Evite cambios bruscos de temperatura.
– Vacúnese contra la influenza y el neumococo. Es la medida de prevención más eficaz en aquellas personas vulnerables.
– Evite el contacto directo con personas contagiadas.
– Consuma alimentos con alto porcentaje de vitamina C.
– Utilice pañuelos descartables; ellos impedirán que esté constantemente reinfectando sus manos.

26 de abril de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *