Familia

Las finanzas según la etapa de nuestra vida: primeras adquisiciones

Los primeros trabajos remunerados son los ideales para crear hábitos de ahorro que perduren por el resto de nuestra vida. Cómo hacer uso de nuestra nueva independencia económica de manera responsable.

El dinero, ese pequeño gran tema.

Así como todos los seres humanos tenemos un ciclo de vida, también nos caracterizamos por atravesar ciertos ciclos financieros. En esta nota, profundizamos en el primero de ellos: las primeras adquisiciones.

Comprar un coche, hacer ese primer gran viaje… la vida te empieza a enseñar que toda elección trae sus responsabilidades (seguros, reparaciones, mantenimiento, etc.). Conocer y evaluar las alternativas en cada caso, te permitirá planificar mejor tu forma de administrar los egresos y minimizar el impacto en tu presupuesto.

En líneas generales, estamos hablando de un adulto joven de entre 20 y 30 años que está atravesando una transición entre sus estudios y los primeros trabajos remunerados.

Esta es una etapa en donde todo el mundo cree que por ganar poco no se puede disponer de un dinero para el ahorro. Sin embargo, la realidad es todo lo contrario: tus gastos son muy bajos en esta época de la vida, es una etapa en la que podés vivir con poco y tus responsabilidades aún no son tan “pesadas”. En definitiva, es la mejor etapa para empezar a ahorrar; aunque el monto no sea mucho, sí va a ser grande el entrenamientos del hábito.

Nuestra recomendación es que hagas uso de tu independencia y de las ganas de disfrutar de los primeros ingresos. En la vida financiera, como en cualquier otro aspecto de la vida, el entusiasmo y energía vital es un factor determinante en la concreción de objetivos.

Esta es la etapa más importante para generar el hábito del ahorro, porque para sentar una base sólida de acá al futuro, es bueno aprender a ejercitar las buenas conductas financieras de a poco.

Es importante también comenzar a informarte acerca de cuestiones en las que antes no habías reparado, como por ejemplo, las inversiones, tu jubilación, la seguridad y los aspectos financieros en general, relacionados al buen uso del crédito y el buen manejo bancario. En este punto, recordá que un asesor financiero también es alguien cercano a vos (no se trata de un especialista solamente abocado a grandes accionistas) y que es tan importante disfrutar de tu presente como planificar tu futuro.

Finalmente, es bueno que sepas que todos los aspectos relacionados a los compromisos fiscales, impuestos, previsión y salud, aunque al principio parezcan complejos, son muy importantes de evaluar y aprender a manejar correctamente, porque esas variables te acompañarán el resto de tu vida laboral, familiar y financiera.

¡Seguimos la próxima nota, con el próximo paso de las finanzas de tu vida!

(*) Directora de Finanzas Integrales (www.facebook.com/finanzasintegrales)

22 de septiembre de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *