Salud

¿Cómo manejamos el orgullo patológico?

Un especialista ofrece una serie de tips para identificar a los orgullosos crónicos y para ayudarlos a mejorar su calidad de vida.

El orgullo forma parte de las características de personalidad de muchos individuos y consiste en el valor exagerado que el sujeto tiene de sí mismo, que no necesariamente tiene que ver con sus capacidades o habilidades reales sino con la imagen que se ha formado de su propio YO. Las personas orgullosas o arrogantes tienen una “autoestima” elevada, ya que sobrevaloran todo lo que ellos realizan. Por lo que podemos decir que el orgullo es lo contrario o lo opuesto a la humildad.

Tratan de resaltar, revalorizar y minimizar o degradar lo que hacen las otras personas que lo rodean. Incluso, llegan a experimentar muchas veces desprecio por las acciones que los otros realizan.

Uno de los pensamientos que caracteriza a los individuos orgullosos es: “Todo lo que YO hago es importante y está bien, mientras que lo que los otros realizan no tiene ningún valor”.

Características de estas personalidades

– Hay ausencia de autocritica. Esto significa que la persona no se cuestiona acerca de sus pensamientos y conductas.

– Se deposita “la culpa y la responsabilidad” en el exterior, ya que el sujeto no se hace cargo de lo negativo que pueda ocasionar.

– Defiende su posición por más que los argumentos que utilice sean irracionales o carentes de fundamentos.

– Sentimiento de superioridad en relación a los otros.

– Conductas autoritarias con sus pares.

– Actitud crítica en relación a lo que los otros hacen, desmereciendo su accionar.

– Existencia de emociones tóxicas como la envidia.

– Malhumor y enojo permanente por causa de la insatisfacción.

¿Cómo manejar el orgullo patológico?

Tenemos que tener en cuenta que las personas interpretamos los hechos de la realidad de manera diferente, de acuerdo a los pensamientos y creencias, es decir, a la “visión” que cada uno tiene sobre el mundo, los otros y sobre sí mismo.

Algunos puntos que se trabajan desde la terapia cognitiva conductual son:

– Aprender a desarrollar la empatía, es decir, ponerse en el lugar del otro.

– Aprender a hacerse cargo de sus acciones.

– Aprender a identificar y valorar lo bueno que realizan las otras personas.

– Modificar las distorsiones cognitivas con las que se interpretan los hechos del exterior.

– Aprender a preguntarse: ¿qué tengo que ver yo en todo eso?.

Para poder modificar el orgullo patológico, la persona tiene que reconocer que la forma en que interpreta las situaciones de la realidad es disfuncional o distorsionada, lo cual le va a permitir buscar ayuda terapéutica para poder lograr cambios saludables.

Director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva. Matrícula: 15.159. www.decidirvivirmejor.com.ar / info@decidirvivirmejor.com.ar

26 de mayo de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *