Familia

Cuidado natural contra los piojos

Los especialistas recomiendan los productos orgánicos y libres de parabenos para tratar la pediculosis, afección clásica en el inicio del ciclo escolar.

Empiezan las clases y aparecen nuevamente piojos y liendres. Por eso es de vital importancia incorporar costumbres y hábitos de cuidado e higiene personal en los niños; con métodos, opciones y productos naturales, elaborados con elementos 100% orgánicos, que no causan alergias, ya que no contienen parabenos (derivados del petróleo), conservantes ni perfumes sintéticos.

Es muy notable que en los últimos años haya habido gran incremento de casos de alergias dérmicas, rosáceas y otras afecciones dermatológicas, entre otros, por el uso de parabenos en alimentos y cosméticos.

Los parabenos y sus derivados son químicos que se utilizan como conservantes en la industria alimentaria y en la cosmética. Los parabenos, esteres del ácido hidroxibenzoico, son uno de los conservantes más frecuentes en la cosmética convencional debido a su bajo precio. Aparecen en el etiquetado INCI bajo nombres como ethylparaben, propylparaben, isopropylparaben, butilparaben. Si bien son de origen natural, se producen en forma sintética y se usan fundamentalmente para retardar el vencimiento de los elementos naturales.

Los piojos son parásitos que generalmente se ubican en la cabeza, sobre todo en la zona de la nuca y tras las orejas, infectando el cuero cabelludo. Estos insectos pueden poner hasta 200 huevos, llamados liendres, en la base del cabello. Aunque no representa un problema médico grave, la pediculosis genera una picazón intensa y se disemina fácilmente. El principal mecanismo de transmisión es el contacto directo de una persona a otra, por medio de cepillos, peines, sombreros, gorros, bufandas o auriculares.

Para repeler los piojos y liendres de forma natural y no tóxica, se recomienda utilizar productos formulados con extractos vegetales que no dañan ni irritan el cuero cabelludo. Uno de sus componentes principales es la planta de quassia amara, un árbol que crece en algunos países tropicales del cual se extrae, justo del corazón de la madera, el principio activo llamado quassin, una de las sustancias más amargas que existen. Esto, sumado al extracto de ruda que actúa como repelente y el aceite esencial de romero que desprende un suave y agradable aroma completa la acción 100% natural y sin sustancias tóxicas.

Cada mamá sabe cómo cuidar y educar a su hijo, pero si además de transmitirle buenas costumbres en cuanto a el aseo personal, se le inculca el respeto y el cuidado por la naturaleza que rodea y pertenece a todos, el futuro del mundo será mejor.

FUENTE: WELEDA (www.weleda.com.ar)

Nota aparecida en la edición 1535 de Revista Mía. ¡Suscribite!

31 de marzo de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *