Salud

Avances para el cáncer de útero

Ya están disponibles en el país nuevos tratamientos para detectar esta enfermedad en estadíos tempranos y también innovaciones terapéuticas para pacientes con el mal persistente o avanzado.

En la Argentina, es la segunda causa de muerte por una enfermedad oncológica en mujeres y, según datos del Instituto Nacional del Cáncer (INC), en nuestro país se realizan 4.900 diagnósticos nuevos anuales y mueren unas 2.000 mujeres al año debido a la enfermedad. Más del 99% de los casos de cáncer de útero están relacionados a infecciones genitales por el virus del papiloma humano (VPH).

En este contexto, se presentaron dos novedades: por un lado, la disponibilidad de cada vez mejores métodos de diagnóstico (como el test COBAS 4800, de Roche), que gracias a identificar el ADN del VHP permite actuar mucho antes de que se declare la enfermedad; y la aprobación en la Argentina del uso de bevacizumab (Avastin) en combinación con qumioterapia para tratar a pacientes con CCU recurrente, persistente o avanzado.

Se estima que esta primera innovación terapéutica tendrá un gran impacto, si se tiene en cuenta que antes de esta nueva indicación de bevacizumab las mujeres con enfermedad avanzada tenían pocas opciones de tratamiento y una sobrevida de 1 año o menos. “Para Argentina es una muy buena noticia, ya que en nuestro país la incidencia de cáncer de cuello uterino es aún alta, especialmente en áreas menos favorecidas”, se entusiasma el Dr. Juan José Zarba, profesor Adjunto de Oncología en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Tucumán.

Bevacizumab es una terapia biológica denominada “anti-angiogénica”, que inhibe el suministro de sangre o “alimento” al tumor para que siga creciendo. Desde hace más de 10 años se viene utilizando para tratar diferentes tipos de cáncer, y más de un millón de pacientes en el mundo ya fueron tratados con este anticuerpo monoclonal.

Para más información visitar el sitio www.roche.com.ar

Nota aparecida en el último número de Mía. ¡Suscribite!

29 de enero de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *