Familia

Padres separados: ¿con quién pasan los hijos las Fiestas?

El año se termina, y llega el momento de decidir cómo y con quién la pasarán nuestros chicos. Consejos de un especialista.

Se acercan las Fiestas y esas fechas tan especiales y esperadas por muchos, para otros son particularmente duras. Muchos padres separados se ven frente a la difícil situación de enfrentar la primer Navidad en la que se encuentran solos y surge el angustiante dilema: ¿con quién pasarán las Fiestas mis hijos?¿Cómo se los digo?

¿Con quién pasarán las fiestas?

A partir de la separación consumada, la realidad de la familia cambió. La nueva vida de los pequeños quedó determinada a dos hogares, con lo cual lo aconsejable es que los niños pasen una Navidad con cada uno de sus padres de manera de coherentizar los cambios ocurridos y las decisiones tomadas, dando desde el actuar un mensaje claro y consistente. Es importante tener en cuenta que todos los chicos poseen la fantasía de la reconciliación de sus padres, con lo cual, el pasar las Fiestas todos juntos alimentaría esa fantasía, generando falsas expectativas que terminarían ocasionando una nueva y angustiosa desilusión en ellos.

Es fundamental tener en cuenta que la decisión es siempre de los padres: no podemos transferir la responsabilidad de la elección de con quién pasar cada fiesta a los niños, porque sería poner en una encrucijada al menor y, cualquiera sea su respuesta, sentiría culpa por dejar de lado a alguien.

También es preciso ser equitativos en la distribución de las fechas, ya sea 24 y 1 o 25 y 31, e irlo alternando de modo que los niños tengan la posibilidad de disfrutar una Navidad con su madre y la próxima con su padre (o viceversa), y así puedan compartir estas fechas con ambos.

Una vez tomada la difícil decisión, llega el momento de comunicarlo. El modo de hacerlo dependerá de las características de cada familia. Lo importante es ser claro, transmitirlo con seguridad y ser conciso de modo de no caer en interminables justificaciones: “Mamá y papá decidieron que para estas Fiestas tal cosa… y para la otra…”, intentando hacerlo de la manera más natural posible.

En tanto, cuando llegue la fecha es importante evitar expresiones tales como “disfrutá la Navidad con tu mamá/papá que yo voy a estar feliz si la pasas bien” o “no se preocupen por mí, yo solo estoy bien”, porque los niños perciben los estados anímicos de sus padres y la idea es no cargarlos de culpa o de angustia con este tipo de mensajes que están revestidos de ambigüedad.

A partir de la separación, la dinámica familiar cambió, con lo cual muchas tradiciones también. Un buen recurso es tratar de crear nuevas tradiciones que puedan llevarse a cabo por esta familia que a partir de ahora se maneja de manera diferente.

Y lo esencial es crear un clima festivo para los niños: armar el arbolito, el pesebre, decorar la casa de modo que ellos disfruten esta época del año que esperan con tanta ilusión, y no dar lugar a que surjan sensaciones de tristeza o añoranza.Todo esfuerzo vale la pena para que estas Fiesta sigan siendo mágicas para sus hijos.

ASESORÓ: Lic. Pablo Barraza. Hémera, Centro de estudios del estrés y la ansiedad. www.hemera.com.ar / info@hemera.com.ar

18 de diciembre de 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *