Hogar

La estética japonesa entra en el hogar

Cada vez más diseñadores de todo el mundo centran sus obras en la sencillez, el equilibrio y la armonía de las formas orientales.

Las lámparas Farmin Net (Carpenters Workshop París) de Oki Sato están hechas de redes que se usan en la agricultura. Crédito: Nendo / dpa-tmn

Tradicionalmente, los japoneses no daban tanta importancia a lo que pasaba en el resto del mundo. Por esta razón, los productos siempre se concibieron para el propio mercado nipón y se protegía la independencia de la cultura japonesa de las influencias externas. Esta particularidad tiene su encanto.

“En cuanto al diseño de muebles, no tenemos una tradición muy larga”, dice el diseñador de muebles Toru Shimizu, de la marca Monokraft de Tokio. “Los muebles occidentales se fueron poniendo de moda muy lentamente, hace unos 130 años, cuando circulaban imágenes del emperador sentado en una silla”, agrega.

Shimizu se dedica únicamente a piezas de madera maciza, sin tornillos u otros compuestos de metal. “Aquí en Japón la humedad del aire es a veces muy alta. Como consecuencia, la madera se agrietaría alrededor del metal o se desdoblaría”, explica.

También Woodwork fabrica muebles de madera de una sencillez lineal. De no ser por la diferencia de proporciones, se podría pensar que los diseños son de origen escandinavo: como promedio, la estatura de los asiáticos es diez centímetros menor que la de los europeos. Por esta razón, la altura de las mesas en Japón es diez centímetros inferior a la altura de 76 centímetros que es la norma en un país como Alemania.

Muebles de madera de Woodwork de una sencillez lineal. Crédito: Uta Abendroth / dpa-tmn

Uno de los protagonistas más solicitados del mundo internacional del diseño es Oki Sato y su estudio Nendo. Nendo pretende transmitir la idea de que todo se puede configurar. Cuando se le pregunta cuál es el origen del encanto de la estética japonesa, el diseñador, de 37 años, dice: “No estoy muy seguro, pero el diseño japonés muchas veces es calificado como sencillo y funcional, y como un lenguaje de formas divertido“.

¿Y cuál es el secreto de su éxito? “Para mí, las ideas frescas y la historia que se esconde detrás de la forma siempre son lo más importante. Quizás por ello se cree una impresión poética”, afirma. Un par de ejemplos: sus lámparas Farmin Net (Carpenters Workshop París) están hechas de redes que se usan en la agricultura; las fuentes Bottleware, en tanto, están fabricadas a partir de botellas de Coca-Cola recicladas.

Las fuentes Bottleware de Oki Sato están diseñadas a partir de botellas de Coca-Cola recicladas. Crédito: Nendo / dpa-tmn

Peter Neby es uno de los diseñadores para los que la durabilidad y la consiguiente simplificación estética de los productos es la cuestión central. Este noruego, quien fundó en 2008 la empresa Punkt para electrodomésticos (luego de una búsqueda desesperada de un despertador), dice: “Yo creo que uno de los asuntos más apremiantes del diseño actual es la cuestión de saber lo que realmente necesitamos alrededor de nosotros. En este contexto, la calidad estética de un producto puede contribuir a mejorar la calidad de vida”.

Punkt coopera con el diseñador británico Jasper Morrison, quien lleva décadas viajando a Japón para desarrollar allí sus actividades y para colaborar con empresas japonesas. En los últimos seis años, sólo tres productos pudieron ser realizados en Punkt: el despertador AC 01, el teléfono DP 01 y el enchufe múltiple ES 01, en los colores negro, rojo y blanco. Únicamente el despertador también se vende en color plata. “Deberíamos volver a usar los productos y no dejarnos usar por ellos”, dice Neby, al tiempo que agrega: “Así es como yo veo la utilidad total de la simplificación en el diseño para los consumidores”.

 El diseñador noruego Petter Neby creó el despertador AC 01 guiándose por los conceptos de durabilidad y simplificación estética. Crédito: Punkt / dpa-tmn

Carsten Gollnick es un diseñador alemán que se ocupa de la estética del lejano oriente en el diseño. Sus platos, cubiertos y cajitas de madera preciosa combinan la máxima sencillez con la máxima estética. Su juego de recipientes de madera Engawa está inspirado en los platos que se siguen utilizando en los monasterios budistas. Cada monje tiene un juego de cuatro platos que se encajan unos con otros. El término que se usa para identificar ese juego es Oryoki, que significa “la cosa que contiene justamente lo necesario”. “Lo que me ha interesado en este tema es la simplificación y la fuerza meditativa de la madera torneada en combinación con la diversidad del uso”, dice Gollnick.

Juego de recipientes de madera Engawa, inspirado en los platos utilizados en los monasterios budistas y diseñado por Carten Gollnick. Crédito: Janne Peters / dpa-tmn

Los principios básicos de la cultura asiática son el equilibrio y la armonía, que se traducen en un diseño claro, con materiales y formas que se compaginan perfectamente. Petter Neby lo dice en estos términos: “No se trata de embellecer algo sino de dar un significado a las cosas”.

FUENTE: dpa

Un pensamiento en “La estética japonesa entra en el hogar

  1. Pingback: InterLink Headline News 2.0 — La Buena Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *