Salud

Jardines curativos

Aunque se practica desde hace años, la terapia hortícola va ganando espacio de la mano del aumento de los desequilibrios emocionales de la vida actual. Pero también, gracias a una infancia que crece entre cemento y máquina produciendo adultos menos seguros de sí mismos.

Hierbas en casa

En las últimas dos décadas, diversas investigaciones han constatado que las actividades relacionadas con las plantas elevan la autoestima, mejoran los estados depresivos, favorecen la relajación y la satisfacción personal, mejoran algunas funciones físicas motoras como la destreza manual, la flexibilidad o el equilibrio y también algunas intelectuales como la concentración, la memoria y la motivación. Entre las distintas prácticas que muchos profesionales vienen utilizando –haciendo hincapié en la idea de que el contacto con la naturaleza da como resultado armonía y salud–, la terapia hortícola es una disciplina que ha avanzado mucho y con respuestas muy positivas en el tratamiento de distintas afecciones. Los beneficios terapéuticos derivados del contacto con la naturaleza, en realidad, ya eran conocidos y aplicados por los pueblos originarios desde tiempos ancestrales, algo tan sencillo como saber que cuando las personas cuidan de sus flores, se convierten en parte de ellas, en un ser fundido con la naturaleza que las rodea.

Encuentros entre plantas

Conformada por un equipo de profesionales de distintas áreas, desde 2009, la Asociación Argentina de Terapia Hortícola ha ido experimentando esta práctica con todo tipo de poblaciones. Andrea Sucari, su presidenta y directora pedagógica de la escuela que forma terapeutas hortícolas, explica que “trabajar cotidianamente en un jardín agrega al paciente un conocimiento que inevitablemente modificará la percepción que éste tenga sobre la realidad, la comprensión sobre ella. Por consiguiente, esto producirá un cambio en su conducta que lo ayudará a crear vínculos nuevos con las personas que lo rodean” .

Pacientes en rehabilitación por adicciones, adultos mayores en geriátricos, personas con discapacidades y niños pequeños, todos ellos son recibidos en encuentros grupales para el ejercicio de la jardinería. Se vuelcan a una serie de tareas, antes diseñadas por los terapeutas hortícolas, a partir del conocimiento que éstos adquieren de las personas que participan de la experiencia.

Leé la nota completa en Mía de esta semana. ¡Suscribite!

22 de julio de 2014

3 pensamientos en “Jardines curativos

  1. hola: me encantaría sumarme a estas actividades que uds. realizan, por favor, pueden enviarme información, horarios, lugar y costo, muchas gracias beat.

  2. Pingback: InterLink Headline News 2.0 — La Buena Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *