Salud

Triglicéridos bajo control

El sedentarismo, el exceso de azúcar o alcohol y la ingesta desmedida de calorías puede subir su nivel en sangre. Cuáles son las consecuencias y cómo cuidarse.

La obesidad, un factor de riesgo

Los triglicéridos son un tipo de grasa presente en la sangre y en el tejido adiposo que puede aumentar sus niveles cuando se consumen más calorías de las necesarias o con el exceso de azúcar o alcohol. La obesidad y el sobrepeso, el sedentarismo, el cigarrillo como también algunas enfermedades (diabetes, enfermedad renal crónica o desórdenes
metabólicos) y el consumo de corticoides, por ejemplo, son factores que aumentan el nivel de triglicéridos en sangre.

Para mantener en línea los niveles de triglicéridos se debe:
✔ reducir la ingesta de azúcares, harinas y alcohol
✔ disminuir el consumo de grasas
✔ mantenerse físicamente activo
✔ controlar el peso corporal

Los valores ideales son de menos de 100. Normal: entre 101 y 149. Alto: entre 150 y 199. Muy alto: más de 200. Para determinarlos se miden junto con el colesterol, como parte de un análisis de sangre que debe realizarse cada 2 años si se es menor de 40 y los valores anteriores han sido normales, y una vez al año si se tiene más de 40 años y/o antecedentes familiares de diabetes o hipertensión y/o ya se padece alguna de estas enfermedades.

Tener los triglicéridos altos eleva el riesgo de enfermedades cerebrovasculares porque este tipo de grasa, en exceso, puede contribuir al endurecimiento y el estrechamiento de las arterias, aumentando la probabilidad de tener un infarto o un ataque cerebro vascular (ACV).

Por más consejos sobre cómo cuidar tu salud, leé Mía de esta semana. ¡Suscribite!

19 de junio de 2014

2 pensamientos en “Triglicéridos bajo control

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *