Salud

El estrés, principal causa de la falta de deseo

Los problemas cotidianos suelen ser los principales enemigos a la hora de la intimidad. Un especialista explica cómo tratar la baja de la libido.

Pareja aburrida

Uno de los motivos de consulta más frecuente en el tratamiento de las disfunciones sexuales es la falta de deseo sexual. Si bien dicha problemática afecta tanto a varones como a mujeres, se presenta con mayor frecuencia en el sexo femenino.

En la actualidad, las personas vivimos en un ambiente social en donde las exigencias  del entorno son cada vez más intensas y prolongadas, superando muchas veces la capacidad de resistencia y adaptación del organismo.  Esto provoca distrés o mal estrés y sucede cuando el sujeto fracasa en sus mecanismos adaptativos frente a las diferentes demandas del entorno.

El estrés provoca, además de la pérdida del deseo sexual, otras problemáticas:

– Diferentes síntomas de ansiedad.

– Irritación, malestar.

– Insomnio.

– Alteraciones del humor. 

– Disminución del rendimiento psico-fisico.

Es fundamental para poder reactivar el deseo sexual que se tomen medidas para disminuir los síntomas del estrés, ya que si empezamos el tratamiento implementando primero las técnicas sexuales, las mismas fracasarán por que el estrés continúa elevado.

En tanto, para poder reducir el estrés patológico que genera  la inhibición del deseo sexual habría que pensar en diferentes técnicas:

– Aprender a escuchar las necesidades psico-fisicas.

– Organizar objetivamente las diferentes actividades diarias.

– Anotar las tareas que tenemos que realizar y no guardarlas en la cabeza para evitar llegar a la saturación.

– Establecer una jerarquía de prioridades para saber diferenciar lo urgente de lo importante.

– Realizar las tareas de a una por vez y no todas juntas.

– Distinguir las exigencias internas o personales de las reales.

– No postergar, ser ejecutivo.

– Aprender a delegar.

– Respetar las horas de sueño. 

– Salir a caminar.

Recién cuando el estrés haya disminuido se puede comenzar a trabajar con las técnicas de la terapia sexual, con el objetivo de volver a recuperar el deseo.

Algunas pautas que se pueden implementar son:

– Charlar en pareja sobre lo que a cada uno le gusta y necesita en el encuentro sexual.

– Ejercitar diariamente las fantasías sexuales que al sujeto más excitación y placer le provocan, para que el deseo sexual comience aumentar.

– Utilizar la creatividad para poder concretar con la  pareja las fantasías sexuales que generan excitación sexual.

– Generar con la pareja un clima romántico para ir preparando el ambiente para que la libido aumente.

– Implementar nuevas variantes y juegos sexuales que resulten placenteros.

ASESORÓ: Licenciado Santiago Gómez, psicólogo (matrícula N°15.159), director de Decidir Viviy Mejor y Centro de Psicología Positiva.

2 pensamientos en “El estrés, principal causa de la falta de deseo

  1. Pingback: InterLink Headline News 2.0 — La Buena Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *