Familia

Cómo enseñar a los chicos a comer golosinas

Regular el consumo de dulces en los niños no es tarea fácil. Dos especialistas ofrecen claves para evitar el desarrollo de caries.

Las golosinas son una tentación a la que pocos niños -y adultos- se resisten. Sus colores, formas y sabores atraen pero, a la vez, comprometen la salud de muelas y dientes al ser consideradas como la mayor causa de caries. Por eso es bueno saber qué consumir, con qué frecuencia y cómo cuidar los dientes de los pequeños que empiezan a probar sus primeros dulces.

Los niños deben empezar a consumir golosinas luego de los 5 años, ya que los azúcares (hidratos de carbono) les pueden causar caries y cuando son más pequeños la higiene bucal es deficiente, porque aún no tienen el suficiente control sobre el cepillo dental. La ingesta de golosinas debe ser controlada por los padres, tratando de reducir la frecuencia a menos de 4 veces por día, ya que la saliva tiene una función reguladora del PH, actuando como amortiguador o buffer de la acidez.

A su vez, al momento de elegir las golosinas, se recomienda optar por las más pequeñas, de manera que sea menor la cantidad de azúcar la que se consuma, debido a que los hidratos de carbono son metalizados por las bacterias de la placa bacteriana, y el ácido resultante produce la descalcificación de la superficie del diente. Tener en cuenta que los dulces pegajosos son los peores y que los líquidos como gaseosas o jugos también son cariogénicos.

Por último, es fundamental educar a los niños en la salud bucal, acompañándolos al dentista y enseñándoles a higienizar la boca 3 veces al día como mínimo. Las primera visita al odontólogo debe hacerse cuando el niño completa la erupción de las piezas temporarias, es decir, a partir de los 2 años. Y el cepillado debe comenzarse con la erupción del primer diente, siempre con la participación activa de los padres que fomenten el hábito de higiene.

ASESORARON: Dr. Pablo Colla (Odontopediatra) y Dr. Guillermo Tassello (jefe de Clínica Médica) – Staff Médico

Este artículo forma parte de la edición 1490 de Mía. ¡Suscribite!

15 de mayo de 2014

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *