Salud

¿Qué emoción prima en tu vida?

Nuestras emociones están allí, para ser sentidas pero no para dominar nuestras vidas porque, de hacerlo, se volverían tóxicas, es decir, con la capacidad de enfermarnos, de aislarnos, de frenarnos o de impedirnos accionar.

ANGUSTIA

Sanar nuestras emociones, conocernos, hacernos responsables de nuestras acciones implica prepararse para liberar las emociones negativas y tóxicas que nos esclavizan o no nos ayudan a encontrar una solución o un camino hacia las metas que nos proponemos.

“Ser el capitán de tu propio barco” significa que las emociones no pueden ser controladas por afuera sino por dentro. Conociéndome y conociendo a los otros, con límites claros, respeto y tolerancia. Aceptando y aceptándome.

Las emociones pueden clasificarse en negativas o positivas en función de su contribución a generar malestar o bienestar en las personas. Casi todos los psicólogos coinciden en que las negativas durarán más tiempo que las positivas. Sumado a la cantidad de sucesos negativos que nos rodean, y al desgaste de energía necesario para superarlos, muchas veces nuestra autoestima y proyección se ven afectadas. En consecuencia es importante estar atentos al cuidado de nuestro sistema inmunológico no solo emocional sino también psico-físico.

La educación emocional es conocerse para operar positivamente en nuestro entorno, y que las emociones jueguen a nuestro favor para poder enfrentar la realidad cotidiana con herramientas potentes.

Si querés saber más sobre las emociones negativas y positivas que influyen en nuestra vida, no dudes en comprar Mía de esta semana. ¡Suscribite!

17 de abril de 2014

Un pensamiento en “¿Qué emoción prima en tu vida?

Responder a ELIANA LLANOS Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *