Salud

Señal que cabalgamos

Desde fortalecer la autoestima hasta tratar a pacientes con enfermedades neurodegenerativas, la equinoterapia o hipoterapia actúa sobre el sistema nervioso estimulando al paciente y convirtiendo a la terapia en una auténtica diversión.

Caballos en contacto con los chicos

Como tantas otras terapias, la equinoterapia o hipoterapia no surge en la era moderna, los beneficios del movimiento de los caballos para tratar ciertas enfermedades eran conocidos ya por los griegos. Hipócrates mencionaba el efecto saludable del trote de los caballos y en el siglo XVII, se utilizaba la equitación para paliar los efectos de la gota. Pero fue a partir de los años 50 y 60 que experimentó un importante auge cuando empezó a desarrollarse el método que se utiliza en nuestros días basado en el vínculo directo establecido entre el paciente y el animal.

¿En qué casos es recomendable una terapia con caballos? Algunas de las enfermedades en las que se están obteniendo buenos resultados son:

– Esclerosis múltiple

– Autismo

– Síndrome de Down

– Espina bífida

– Traumas cerebrales

– Distrofia muscular

– Problemas de conducta

– Enfermedades neurodegenerativas

– Enfermedades traumatológicas

– Anorexia

Existen otras en las cuales la equinoterapia no es recomendable. Es el caso de las personas con problemas ortopédicos; quienes padecen alergia al pelo de caballo; los hemofílicos y las que sufren convulsiones.

Objetivos de la hipoterapia

La finalidad de esta terapia es conseguir que los pacientes obtengan beneficios en diferentes áreas. Por ejemplo:

– Mejorar la autoestima y la confianza en sí mismo.

– Acrecentar la memoria y la capacidad de prestar atención.

– Desarrollar el vocabulario y mejorar la comunicación verbal.

– Fortalecer la musculatura y afinar el equilibrio y la coordinación.

– Aprender a cuidar del caballo, dentro de sus posibilidades.

– Construir una relación con personas diferentes a las de su entorno habitual, creando relaciones de amistad con sus compañeros y desarrollando el amor y respeto hacia el animal.

Si querés saber más sobre la equinoterapia, no dudes en comprar Mía de esta semana. ¡Suscribite!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *