Familia

Niños, heridas y mitos

rodilla

Cualquiera sea el hobby o la actividad extracurricular que hagan los niños, contribuye a su formación y desarrollo, pero también los expone a diferentes tipos de riesgos: raspones, rasguños, cortes leves, picaduras de insecto y/o quemaduras de primer grado. Para evitar que estas heridas leves se transformen en algo más profundo es fundamental actuar de manera rápida y precisa.

El primer paso es lavar correctamente las manos antes de curar la herida. Antes que nada hay que sacarse anillos y pulseras, luego mojarlas con agua caliente usando jabón y lavarlas aproximadamente entre 15 y 30 segundos. Es importante limpiar también por debajo de las uñas. Secar con una toalla limpia. Luego, comenzar a limpiar la herida con una gasa estéril. Siempre conviene lavarla con agua y jabón para retirar la suciedad que pudiera haberse instalado. Luego, cubrir la herida con un apósito y arrojar todos los apósitos viejos u otros suministros usados en una bolsa plástica impermeable. Cerrarla muy bien antes de ponerla en la basura. La herida debe ser vigilada para garantizar la correcta cicatrización. Si es necesario un nuevo apósito, volver al primer paso y repetir el procedimiento.

Conviene tener en cuenta que hay mitos con respecto al cuidado de una herida y muchos de los llamados remedios caseros pueden empeorar la situación. Tal es el caso de usar una bebida alcohólica para desinfectar una herida. No es recomendable, ni siquiera alcohol etílico, ya que irrita la piel. Lo mejor es lavar con agua y jabón neutro.

Otro mito es que la leche cura la intoxicación por alimentos. Lo importante es mantener al cuerpo hidratado por todo el líquido que se pierde al vomitar. Se debe consultar a un médico para determinar el tratamiento, pues dependerá del tipo de intoxicación.

Para las quemaduras no es cierto que la papa o la pasta de dientes sean una buena opción de tratamiento. La acción correcta es enjuagar con abundante agua potable a temperatura ambiente y nunca untar aceite o manteca sobre la quemadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *