Jardín y mascotas

Cáctus: un toque de distinción

Además de estar de moda, los cactus siguen siendo las plantas más nobles y vistosas tanto para interior como exterior.

impronta

El cactus se caracteriza por sobrevivir a condiciones de extrema sequía, gracias a su capacidad de acumular agua en sus tallos, hojas o raíces. Su rasgo distintivo son las púas que suelen recubrirlos y que varian con las distintas especies.

Para desarrollarse plenamente los favorece la luz y el calor, aunque no requieren de muchos cuidados. Lo que se debe prestar atención es a los ataques de plagas y enfermedades. Es ideal para aquellas personas que quieren tener plantas en la casa, pero no cuentan con tiempo suficiente para cuidarlas.

Lo que hay que saber

– Ubicar el cactus en la parte más iluminada de la casa o el jardín, para asegurarse que va a recibir un mínimo de 6 u 8 horas diarias de sol directo o luz fuerte. De acuerdo a la variedad, tendrán mayor o menor necesidad de sol.

– Es importante saber que al no tener hojas, respira a través de las raíces, por lo que el sustrato de las macetas tiene que ser ligero, permeable y más bien espeso. Esto implica, además, que las macetas sean de arcilla y no de plástico o cerámica. Cuantas más espinas tenga un cactus, mejor se protegerá de la sequedad ambiental.

– No dejarlo seco mucho tiempo, sobre todo si está en una maceta. Sembrarlo en un terreno donde pueda estirar sus raíces y recoger agua del medio ambiente. Si está en una maceta, asegurarse que sea la indicada para su tamaño.

– Al principio, regarlo cada 15 días y, en lo posible, con agua de lluvia, en lugar del agua de la canilla. Luego, basta con regarlo una vez al mes.

– Para crecer en forma vigorosa se le debe proporcionar abono líquido una vez por mes.

– Para su transplante, el terreno ideal debe ser arenoso y fertilizado con un buen compost orgánico, que tenga un buen drenaje. El exceso o acumulación de agua es lo peor que le puede pasar, por lo que antes de transplantarlo, se deben colocar piedritas en la base de la maceta, lo que ayuda a que el agua no se estanque abajo. Además de usar guantes, envolver la parte aérea en papel de diario para no dañarlo y al mismo tiempo poderlo manipular con comodidad.

– Sacarle el polvo regularmente con un pincel fino, para facilitar su crecimiento y evitar enfermedades.
No resisten la alta humedad combinada con el frío. Tampoco los fertilizantes nitrogenados, presentes en los abonos del jardín, es mejor reemplazarlos por estiércol de animales o abono de hojas. La calefacción es altamente peligrosa para los cactus que se encuentran en el interior.

¿Qué variedad elegir?

– Echinopsis calochlora: originario de Sudamérica, su forma globoidal hace que se le conozca como “Cactus globo”. Necesita abonos regulares durante el verano y exposición muy luminosa. Cuando está bien cuidado aparecen rápidamente nuevos botones alrededor de la base con los que formar nuevas plantas.

– Mammillaria decipiens: originario de México, sus espinas forman coronas que se unen entre sí con un magnífico efecto visual. Es muy sensible al exceso de humedad que lo pudre sin remedio. Poco riego y buen drenaje.

– Cephalocereus senilis: originario de México y Brasil, tiene un aspecto “muy particular”, por su larga cabellera blanca que hace que se le conozca popularmente como “Abuelo”. Requiere de muy poco riego y que no se lo moje, para mantener intacto su aspecto.

– Echinocactus grusonii: originario de México, es tiene forma esférica con fuertes espinas de color amarillo dorado. Conocido popularmente como “asiento de suegra o bola de oro”. Cultivado en interior, raramente florece. Evitar el sol directo que podría quemarlo.

Un pensamiento en “Cáctus: un toque de distinción

  1. Quisiera consultarles algo: tengo varias plantas de cactus, en macetas. Durante dos años aproximadamente los coloqué en un ventanal, donde no reciben muchas luz, y el lugar es húmedo. Me gustaría llevarlos a un recibidor donde gozarán de muchas luz y se convertirán en plantas de interior. mi pregunta es si el cambio (exterior-interior) puede perjudicarlas, provocando que se sequen o atrofien. Muchas gracias. espero vuestra respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *