Salud

El nuevo súper aerobic

Un entrenador que se olvidó de cargar la música para su clase hizo nacer al zumba, el entrenamiento con ritmos musicales variados que más atrae actualmente y con el que sus promotores aseguran que se puede quemar mil kilocalorías por clase.

En los ’80, Jane Fonda introdujo el aeróbico en cada gimnasio y, gracias a los videos, también en el living de las casas. Después, siguieron programas para ejercitar los abdominales, las piernas y los glúteos, el Pilates y el Fit-Fight. Ahora es el momento de la zumba, un ejercicio que promete sobre todo diversión. Es casi como una fiesta de fitness. Los kilos de sobrepeso desaparecen por sí solos ya que se pueden quemar hasta 1.000 kilocalorías por hora, aseguran sus promotores.

“El secreto de la zumba es la combinación de diferentes bailes, tales como la salsa, el merengue y el jazz-dance con un poco de aeróbico. Y lo más importante es la música”, explica Janina Latza, portavoz de la empresa Zumba Fitness, con sede en Florida, Estados Unidos.

La zumba no exige estudiar una complicada coreografía que todos los participantes deban ejecutar sincrónicamente, sino que se trata de divertirse con el movimiento. La profesora Miriam Speckmann lo confirma: “La diversión es el elemento central. Lo que yo les enseño es sólo una propuesta para los participantes. Ellos deben antes que nada divertirse y no seguir mecánicamente ciertos pasos”. Por eso, tampoco utiliza un micrófono durante las clases en su gimnasio en Hamburgo: “No es importante estar tan concentrado, sino dejar que la música ejerza efecto sobre uno. Después, los movimientos vienen solos”, dice.

Zumba, una marca registrada desde 2001, también se dirige a principiantes, aunque Janina Latza matiza que “cierto sentido del ritmo y alguna experiencia de baile son bastante útiles”. Speckmann agrega: “Muchos participantes que durante mucho tiempo han practicado el aeróbico o algo similar no están acostumbrados a moverse con tanta libertad. Deben perder la timidez y dejar que las caderas giren libremente”.

La zumba nació accidentalmente, por un descuido. El profesor de fitness colombiano Beto Pérez había olvidado su música de aeróbico para un curso, por lo que decidió utilizar sus casetes privados, que guardaba en su mochila. La mezcla de música salsa y merengue entusiasmó a los participantes: había nacido un nuevo programa de fitness.

Unos años después, empresarios de Estados Unidos tuvieron la idea de dar a conocer el nuevo programa en todo el mundo bajo la marca “zumba” y comercializarlo. Según datos de la propia empresa, la zumba fue en el año 2011, con más de 14 millones de participantes por curso semanal en 150 países, el programa de fitness registrado más grande del mundo.

Aunque está convencido de que dentro de un par de años surgirá un nuevo programa de baile deportivo, el profesor Ingo Froböse, de la Escuela Superior de Educación Física en Colonia, cree que, sin duda alguna, la idea básica de la zumba -una forma creativa de movimiento combinada con ejercicios constantes e intensivos- es útil: “Desde luego que mucha gente se divierte moviéndose espontáneamente, con naturalidad, y combinar esto con una actividad deportiva”.

Para los principiantes, sin embargo, la zumba sólo es apta para personas que tengan cierta experiencia de baile. Froböse advierte de que hay riesgos para personas con malos antecedentes neurológicos debido a que los movimientos giratorios y los ritmos son rápidos. Como la zumba incluye muchos saltos, este programa tampoco es apto para personas con problemas articulares, precisa el profesor alemán.

Sin embargo, Froböse no da crédito a la afirmación de que una hora de zumba permite quemar hasta 1.000 kilocalorías. “Eso es una exageración total”, asegura. El fitness deportivo -explica- no tiene como objetivo quemar a corto plazo muchas calorías, sino que se trata de entrenar el cuerpo de tal manera que aumente el metabolismo basal o gasto energético y esto se puede lograr con cualquier actividad deportiva que se practique regularmente, subraya.

El programa de zumba no ha dejado de seguir evolucionando en los últimos años. Por ejemplo, hoy existen también zumba Gold para deportistas veteranos, zumba Toning en la que se utilizan sticks (palos) para reforzar el desarrollo muscular o Aqua zumba, un entrenamiento acuático que no daña las articulaciones. Muchos clubes deportivos y gimnasios que no cuentan con entrenadores certificados han encontrado nombres creativos para programas de fitness parecidos, que quizás en el pasado se llamaron alguna vez programas de salsa-aeróbico.

Un pensamiento en “El nuevo súper aerobic

  1. Totalmente de acuerdo. Tanto el zumba como el método pilates ayudan nos ayudan mucho a mejorar físicamente y eso lo notamos en nuestro estado anímico. Un saludo y enhorabuena por el artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *