Salud

Manos siempre jóvenes

Cuando las manos no han recibido los mismos cuidados que el rostro envejecen de manera muy evidente. Un experto nos dice cómo cuidarlas.

Female hands with red nails holding red and pink rose petals.

La exposición al sol y las agresiones de productos químicos utilizados en el hogar aumentan los efectos del paso del tiempo. A medida que el colágeno natural de la piel y las fibras de elastina comienzan a descomponerse, las manos empiezan a mostrar los signos de la edad. Las texturas de la piel pueden cambiar y las venas pueden aumentar de tamaño e inflamarse. Justamente, las venas pronunciadas en el dorso de las manos son un signo de edad, un problema estético que hasta ahora no se podía disminuir sin riesgos para la salud venosa. La extirpación o esclerosis de esas venas están contraindicadas porque comprometen la correcta circulación de la mano.

La flebología restaurativa, que se utiliza con éxito en el tratamiento de várices de todos los tamaños en los miembros inferiores, es el único procedimiento que resuelve el problema fácil y naturalmente. Este procedimiento consiste en aplicar mediante inyecciones prácticamente indoloras una fórmula de sustancias naturales absolutamente revolucionaria, ya que no se anula la funcionalidad de las venas sino que refuerzan su pared, disminuyen su diámetro y continúan activas. La circulación permanece inalterada.

Son necesarias apenas una a tres aplicaciones, que duran sólo minutos, para lograr el resultado. El intervalo entre aplicaciones es de dos semanas y no se entorpece en absoluto el uso cotidiano de las manos.

* Médico flebólogo, miembro titular de la Sociedad Argentina y Panamericana de Fleboinfología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *